Skip to content

Un instante llamado Janis

12/09/2008

Si bien, estoy enfrascado con la configuración de la Bitácora de a Bordo, las circunstancias me obligan a abandonar por el momento.

Trece años conviviendo con ella, respirando en el mismo espacio y al mismo tiempo, padeciendo buenas y malas rachas, adversidades que la consagraron como una más de la familia. Janis es una Siamesa menuda y preciosa, misteriosa y sugerente.

Cuando esta mañana comenté la noticia por teléfono; no importa a quien, la respuesta fue clara y concisa:

– Ya sabes que has de hacer. ¡Sacrifícala!

Vivimos épocas de esquizofrenia e insensibilidad. Tengo la certeza de que no hubiera sido una respuesta única. Hace menos de una semana intenté deshacerme de un PC por siniestro total, cuando la misma persona que hoy me aconsejó el sacrificio me lo impidió, aludiendo que siempre tendría algo que aprovechar.

En resumen, escribo estas letras con el calor de la felina sobre el refajo, la levedad de su peso, su agradecimiento mudo y humilde, su presencia.

Me da algunos problemas, pues al llevar un collarín de plástico similar a los sombreros para damas del Viejo Oeste Americano, dificulta un poco la llegada al teclado. Sin embargo, tal y como decía, esta entrada la estamos escribiendo juntos.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. eduardblanco permalink
    17/09/2008 15:46

    Quizas hubiese sido lo más razonable, nos hubieramos ahorrado el sufrimiento del animal. Sin embargo, la sinrazón del despropósito cedió el paso al instinto sentimental, a la ausencia de sentido común.
    Como resultado, Janis continúa entre nosotros, con los ojos azules grandes y claros como platos de puro cielo.
    Se frota contra brazos y piernas agradecida, ronronéa, abre los bigotes, me muerde si dejo de mimarla.
    Ha sido una semana dura, si bien para celebrar tu comentario y la mejora de la pequeña siamesa, hemos decidido, en tu honor, consagrar el momento con Pearl y la poderosa voz de Janis Joplin.
    Salud amigo.

  2. Josepe permalink
    17/09/2008 15:01

    Qué bruto y que práctico a la vez. Si te pones a pensarlo es un consejo que daría mucha gente. Dirían: “… es lo mejor Jimy, que no sufra el animal”. Y tu piensas que es razonable, que sí, que habrá que hacerlo, hasta el veterinario lo recomienda con un gesto, encoge los hombros, no quiere estafarte y sabe que lo mejor será lo peor.
    Pero joder las palabras hay que cuidarlas y no me gusta el verbo sacrificar. En primer lugar por sus raices de veneración. Sólo recordar a Abraham a punto de SACRIFICAR a Isaac en el altar, representado en un dibujo de la Enciclopedia Universal que era el único libro de curso que teníamos en los sesenta, y segundo porque por teléfono es una palabra escalofriante y suena muy fea.
    Te queremos Janis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: