Skip to content

Humo

22/01/2009

MalaHada

MalaHada

Sin previo aviso, cual magnánima traición, de un día a otro, germinando como la cizaña el sembrado. Siquiera se anuncia, es un aletazo progresivo y etéreo, cabalga a lomos del aire enrarecido, con un matiz maquiavélico contaminando los pensamientos, deformando la percepción sensorial al manifestar su poder.

Primero ataca al cerebro mermando la cantidad de neuronas, arrastrándole desde las más preciadas conclusiones hasta el completo delirio.

Disculpen, descubriré mi condición sin más demora, soy humo; humo real, molesto y asfixiante. Si antes comencé de forma inapropiada, fue debido a mi estado gaseoso: la causa de mi ingrávida verborrea; pues todavía estoy conmocionado por dicho trance, tan desagradable y extraño.

Soy mezcla poco visible de gases producida por la combustión de una sustancia, generalmente compuesta de carbono, que arrastra partículas en suspensión. Mi información es limitada, lo normal en estos casos, supongo. Las novedades siempre parecen traer con ellas cambios sustanciales, una sensación de angustia enmascarada en la emoción, es angustiosa porque ignoramos que nos depara el destino, probamos de tenerlo todo bajo control, sin embargo, mientras nos disponemos para el evento, se nos pasa el arroz irremediablemente.

Todo empezó por un plantón. Ya no era lo más prioritario, ni me encontraba tan guapo, ni le resultaba tan ingenioso, de súbito descubres tu pasado en la melodía trágica de Tom Waits, llorando con las notas puestas, escuchando tu propia historia en su voz, sintiéndote como un hijo bastardo de la noche del sábado, acompañado por una escala infinita del contrabajo y contemplando la fotografía que le hiciste aquel Otoño en la playa.

Su despiadada indiferencia me convirtió en lo que hoy soy. El vacío que va con ella, el éter que toca su cuerpo. Simple humo de variable inestabilidad.

SIN NOTICIAS DEL CUENTO PERDIDO

SIN NOTICIAS DEL CUENTO PERDIDO

wp-20-button-trans


Anuncios
One Comment leave one →
  1. 25/01/2009 18:08

    Y siendo el humo nada, los hay que lo compran a precio de oro. ¿Qué tendrá el humo que no siendo tangible ni nada “sustancioso”, todos sin excepción cuando lo vemos, nos ponemos a ad-mirarlo como bobos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: