Skip to content

Dr. FeelGood

23/01/2009

FeelGoog DocTor/Homenaje de Roquero

FeelGoog DocTor/Homenaje de Roquero

No me encuentro bien Doctor Feelgood, necesito un pequeño tratamiento, una simple receta que lleve estimulantes, tranquilizantes, fútbol, religión y sexo. Un fármaco alucinante con el cual enamore a las mujeres y les dé para el pelo a los guaperas de turno, con un Subidón del 7, un Toque del 11 y un Puntazo del 100. Por favor Doctor Feelgood, lo necesito para este sábado por la noche, tengo que conquistar a la reina del baile antes de la medianoche; debo huir con ella antes de ver aparecer al borracho de su viejo, armado con la escopeta para disparar contra la bonita calabaza que cargo sobre estos hombros.

Tengo prohibido ejercer por Mala Praxis (Malpractice). – Replicó el matasanos. Entonces adopté la mejor de mis posturas en el diván, al tiempo que un fajo de billetes de 50 apareció y desapareció de encima de la mesa. – Lo que ahora hago es otra cosa: Private Practice (Práctica privada). – Aclaró guardando el efectivo.

Te añadiré una píldora para el Bajón – Prosiguió mientras rebuscaba en una caja de cartón, entre jeringuillas, frascos de cristal con ranas rojas y lagartos retorcidos en el interior, peras para lavativas y un surtido de juguetes eróticos de distintos tamaños, colores y texturas.  – ¿Es muy fuerte? – Quise saber.

Luego de meterse un lingotazo entre pecho y espalda me mostró una cápsula negra asida por la punta de los dedos, cubiertos éstos por guantes con revestimiento especial de nitrilo. Ello sería extravagante si obviáramos la lámpara de minero ceñida al grasiento peinado onda Elvis, el aliento de sus dientes podridos, la eterna colilla colgando en la comisura de la boca y la lupa como herramienta indispensable para las investigaciones importantes.

Es made in Doctor Feelgood, cocinero de Roc&Roll y de felicidad.

Pequeño Gran Pintor

Pequeño Gran Pintor

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 25/01/2009 9:07

    Me resuena “I feel good”… pero levantese del diván, tranquilicese y respire aire puro. En Tellerda lo tenemos, vida más tranquila (quizás excesivamente), y vientos de Cotiella. ¡Ah! Y cuando venga no se olvide de traer el fármaco…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: