Skip to content

Bloggear 2

06/02/2009

Comentarista Infantil

Comentarista Infantil

Es evidente que cuando uno escribe siempre plasma un reflejo de sí mismo, pues la inspiración llega influida por la memoria y las experiencias personales.

Sin embargo, no hay que dejar que ello sea un reflejo leal de la realidad. El escritor, como cualquier ensayista artístico, debe tener la capacidad de la metamorfosis, lograr ponerse en lugar de otro, poseer simple empatía. El relato anterior es un testimonio de esta cualidad tratada con más o menos acierto.

A todos nos gusta sentirnos amados, reconocidos y admirados, pues somos vanidosos por naturaleza, pero no por ello vamos a confesar nuestros pecados al primero que pase por delante de nuestra puerta.

Es una conversación que trata de la necesidad de comunicar, de buscar quien se identifique con éstas historias, de sondear la aprobación o la crítica, de provocar un efecto, en dicho caso, transmitida a través de los comentarios en cuestión, de la reflexión conque pretendí asociar el diálogo.

Si uno compone la biografía ficticia de un asesino no le acusan de homicidio impremeditado, si habla de las frustraciones de nuestros tiempos no implica ser un depresivo alcoholizado y drogodependiente. En el mejor de los casos, si el texto provoca una reacción creo que es buena señal, pues lo interpreto como un relato convincente que ha calado. Cada uno puede pensar lo que le plazca al respecto, aunque dudo que nadie alimente su creatividad a razón de la cantidad de comentarios recibidos; no obstante, tal vez sea así para algunos.

Un servidor (Yo mismito), con más pelos en las patas que un membrillo de colores, no mantiene un rincón cibernético condicionado por la suma de observaciones.

No es mi caso, reafirmo ante notario (Profesión que me hubiera encantado ejercer por la fatiga que conlleva y el salario ganado con el sudor de las frentes ajenas)

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 06/02/2009 15:34

    ¿Desde cuando los membrillos de colores tienen pelos en las piernas? También tengo yo, y hoy hablaba con la prima que los notarios son más corporativistas que los escritores.

  2. 06/02/2009 11:06

    Hace usted bien. No se venda. Al contrario, regale historias, ese es un buen oficio, claro que ser notario tiene su áquel, sobre todo por el sueldo y las cuentas secretas en Suiza.

    Saludos de vanidosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: