Skip to content

La Suerte del Abuelo

12/03/2009

La Suerte del Abuelo

La Suerte del Abuelo/Mío

Ayer ganó el Barça contra el Lyon. Estamos imparables abuelo.

Al Sr. Peréa le repateaba la compañía de su nieto, el único miembro de la familia que quedaba con vida, por los avatares de un destino que hoy obviaremos.

¿Quieres ver la tele abuelo?

Tampoco soportaba que le llamara abuelo.

Joder, que morbo. No hay ni una enfermera que esté buena. Parecen sargentos de la Legión, ¿Verdad viejo?

Ni, por supuesto, viejo, pero era su única compañía. Sabía de sobras lo que esperaba, heredar hasta la prótesis dental con los postizos de oro, los automóviles, la casa, el piso. ¿Y los perros? ¿Qué haría este atontado con los perros? Seis perros. Señor, como añoraba a sus animales. Debo apuntar que el Sr. Peréa era invidente desde los cinco años por culpa de una meningitis mal curada.

Enric era su heredero universal. Desde su nacimiento se llevó mal con el destino y sus conjuntos. Al cumplir once veranos sus padres se mataron en un accidente de tráfico. El segundo hijo del Sr. Peréa, soltero, homosexual y sin descendencia, falleció del sida cuando contaba veintiocho años; así pues, al Sr. Peréa no le quedó más remedio que tutelar al menor.

El Sr. Peréa enviudó al no resistir su esposa el parto del tercero de sus vástagos, yéndose ambos como ángeles desposeídos de gracia, dejando al hombre solo con su endemoniado nieto.

Qué suerte tenéis los viejos de ahora – dijo el aludido – ¿Qué tienes? ¿Noventa tacos? Joder, quién te hubiera dicho a ti que ibas a vivir tanto. Que ibas a ver tantas cosas antes de palmar.

El anciano no lo miraba, simulaba no comprender lo que decía, consolidando su empeño en ignorar su presencia. El nieto, lejos de molestarse, parecía seguro de ser escuchado, así que seguía con la cháchara avalada por el periódico que manipulaba en sus manos.

Sanidad- Mira viejo, esto nos interesa. – Dijo desplegando ruidosamente las páginas – La Comunidad Científica, bla, bla, bla, células de puta madre, sí, que interesante, bla, bla, bla, alargar la vida. Ves lo que te digo – Se inclinó hacia delante, alzando las patas traseras de la silla. – Ahora se vive más. Porque date cuenta de una cosa, ni tus padres ni tus abuelos pasaron de los sesenta. Date por afortunado. Encima cegato. Lo que has hecho tú en la vida es para que te pongan una estatua en la plaza del pueblo. Te lo digo yo.

Hijo de puta cabrón, ¿Crees que no sé lo que quieres? Toda tu vida robándome migajas y ahora el pastel entero. Y todo por culpa de la jodida Comunidad Científica. Para qué quiero vivir más, ¿Para esto? ¿Para que un maldito bastardo pueda quedarse con mis propiedades? ¿Para ver esto he llegado a los noventa? En un hospital con viejos decrépitos como yo, afectados de alzheimer, párkinson, cáncer, o qué sé yo. Para cagarme y mearme encima y sufrir la humillación de las enfermeras histéricas hablándome a gritos como si no fuera a entender lo que me dicen.

Enric se incorporó mirando el reloj.

Bueno viejo. Me tengo que ir. He quedado con una piba. La llevaré a casa. Tu aquí, tranquilo, si necesitas algo, dejé el número del móvil.

Maricón de mierda, ya estás celebrando mi partida, ocupando la cama de mi Santa, usando sus cosas, bebiéndote mis licores, conduciendo los carros. Vete, vete ya. Me cago en tu madre que nunca supo la suerte que tuvo, la pobrecilla. Y mis hijos. Mirad quien va a quedarse con vuestra herencia. Me cago en la puta de oros que parió a la Comunidad Científica por invertir nuestro dinero en la longevidad de la vida, dejando a un lado la calidad de la misma. Su esencia, la recompensa final. Una huella de tu paso por la tierra.”

Mire que le traje abuelo. Un orinal nuevo. Como premio por haberse portado bien en el día de hoy y no haberse hecho caquita durmiendo.

Dijo con una sonrisa la enfermera entrando en la habitación.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 14/03/2009 23:44

    Reza un proverbio castellano:

    Cria cuervos y te sacarán los ojos.

    Esto podría valer como moraleja pero no me quedo del todo satisfecho.

    Más me llama la atención que el viejo espere una reconpensa final: dejar huella.Error.

  2. 13/03/2009 17:36

    Reza un proverbio montenegrino,

    Que bonito que te escriba la familia.

    Señal que están lejos.

    Bailarina tuerta de vuelta de los escenarios??? Venir más a menudo por aquí???*

  3. 13/03/2009 13:20

    Así es la vida, una eterna cruzada a ciegas.
    Me gusta el personaje del abuelo, es absolutamente acertado. Aunque se ha olvidado usted del amor, también existen familiares que se aman..Eso sí, son los menos.
    Me ha encantado volver a leerlo.

    Saludos de bailarina tuerta

  4. 13/03/2009 10:56

    Que cosa tan patética. En mi humilde opinión, la gente tiene lo que merece, no por haber sido malas personas, sino por haber administrado mal lo que en vida tenemos. Si en lugar de preocuparse por juntar bienes, nos preocuparamos por disfrutar lo que tenemos y de la compañia de nuestros seres queridos antes de que nos dejen, o si tal vez él hubiera aprendido a querer y educar a su nieto como debía, talvez el joven Enric no sería un maldito egoísta, de esa manera al menos alguien lloraría en su entierro.

    Vida eterna el capitalismo y todos sus hijos!

    Saludos!!!

  5. 13/03/2009 8:42

    Que jodío es hacerse mayor, y que inevitable.

  6. 12/03/2009 21:33

    Ya me has quitado las ganas de cenar… eres único animando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: