Skip to content

País de payasos

15/03/2009

pons

España atraviesa la peor crisis económica en mucho tiempo. Es el fraude del “No te atrevas a nombrarme” capitalismo Made in USA. Para más inri, se investiga el espionaje político. Siquiera es el suceso más escandaloso. Los españoles nos hemos acostumbrado al ridículo, a que nos engañen y a dejarnos engañar a cambio de una casa adosada, un coche guapo, pantalla plana, piscina y los palos de golf.

Lo más impresionante es la galería de personajes de opereta que desfilan por la trama de película mala malísima. Costaría un buen trabajo encontrar actores tan representativos de la picaresca española. Sólo un ejemplo, el Bigotes, este apodo tan chicano nomás, el porte del tipo, el tipo de porte, la elegancia que le precedía antes de caer preso, los generosos gestos con sus subsobornados. Su verbo, transcrito en la prensa, ese nivel de intelecto que nos demuestra una vez más que la mente es un misterio. ¿Cómo puede un payaso así llegar a las más altas esferas sociales?

Y qué decir de los untados, los imagino en una Suite del Ritz, dando instrucciones a diestro y siniestro mientras, el (Ya desempleado) sastre, tijeras en mano, toma las  justas medidas para el traje del amo, la cámara enfocando la escena reflejada en el espejo. Un Velázquez.

¿Para qué discutir de política? El perfil psicológico de un individuo dice más sobre él que todas las mentiras que pudieran vomitarse en un mitin. Alcaldes que esconden sus ahorros bajo el colchón. Otros dan con una increíble fortuna en la lotería nacional. Aquellos lideran bandas policiales que acosan a putas y puteros, blablabla.

Hace muy poco, tomando un café con Marc (uno de mis primos), en un bar de la periferia, nos distrajo la conversación de la mesa de al lado; eran empresarios de la construcción. La charla giraba entre jugadas de golf y literalmente lo siguiente: – Si le pones vigilancia a esa obra te la regalo. – La obra en cuestión (A doscientos metros de donde nos hallábamos) había sido un hermoso prado de amapolas rojas, hoy dos grúas de largas extremidades entre siniestros esqueletos de cemento de ojos vacíos reinaban en el lugar.

Advertí que Marc estaba a la escucha. La expresión alegre por naturaleza de su rostro se había ensombrecido y un velo espeso enturbió su mirada.

Cuando nos acercamos a la caja para pagar volvimos a topar con los constructores. Marc, legionario, agricultor, filósofo de vocación y de carácter sensible, golpeó al más alto con el hombro, cuando el tipo fue a protestar recibió un manotazo en el pecho y se lió la de San Quintín.

Después de los empujones y algún golpe furtivo, el grupo mal parado salió del local voceando.

Vámonos de aquí – Gritaron – Esto es un agujero de delincuentes.

Os denunciaremos. – Afirmó encorajado el del ojo inflamado.

Tras una espontánea risotada, tomamos la penúltima.

El secreto reside en la percepción de las cosas. Las personas tocadas por el poder pierden capacidad empática. Y no creas que sufren por los demás, son insensibles al dolor ajeno, psicópatas, como los asesinos en serie.

Explicó Marc acariciando los nudillos enrojecidos.

¡Esto es un agujero de delincuentes! Brindemos por ello.

Propuso alzando la voz y el vaso.

Y por las amapolas en flor.

Añadí camino de agarrar la primera borrachera del día.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. JohnyJo McMakaloom permalink
    16/03/2009 19:23

    Como parece que tu tambien tienes algunas cosas por aqui que se vinculan a nuestras venas te hemos agregado a nuestro Blogroll para estar mas facilmente en contacto. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: