Skip to content

Noche en Maracaibo Club

17/03/2009

maracaibo-club1

No me costó nada dar con la buscona, el perfume que usaba impregnaba su rastro, los primos seguían su contorneo con esa sonrisa estúpida plasmada en la cara. Una pandilla de tipejos jugando a gánsters, con sus pistolas de juguete y sus trapicheos de vuelo bajo. Me sentía como en una guardería.

Ha entrado una tal Holly Tucker, es una carterista de la zona. Búscala y échala como a una zorra del Palace.

Me ordenó Joe Easton, el jefe de seguridad, era un asqueroso policía retirado, grasiento y alcohólico, si dejara caer un fósforo a sus pies ardería como la falla mayor. Crují el cuello y estiré las mangas de la camisa para cubrirme las manos. Con el sigilo de un elefante, me acerqué hasta la zona de mesas, donde bandas de idiotas fundían sus billetes con fulanas profesionales.

Caminé tranquilamente, como quien pasea por el parque, encendiéndome un pitillo mientras ojeaba tras las cortinas de terciopelo morado.

Entre la penumbra y el humo del tabaco, la silueta de una mujer de rojo se personificó ante mí. Una espalda escultural al descubierto de un vestido largo muy ceñido. Al reírse de los boquiabiertos babosos que seducía con sus ingeniosos comentarios, dejaba ver una ristra de perlas dentales. Una rubia platino con los rasgos de la mujer pantera. Trabajando con el público del Maracaibo. Tse, tse. Esto no está bien, lo sabes muñeca.” Apoyé mi cuerpo contra una columna, a menos de un metro.

Inspeccionaba la sala buscando a un posible cómplice, dudaba que trabajara sola, de súbito sentí su aroma en el cogote.

¿Tú debes ser el nuevo? Preguntó con un cigarrillo esperando lumbre.

Disculpe señorita. ¿Cómo ha dicho?

Oh, qué profesional. ¿Te manda el cabrón de tu jefe? ¿Has corrido moviendo la cola a su orden?

Le di lumbre cuando lo que debía haberle dado era con una sartén en la boca, el fulgor de la llama iluminó sus labios con el color de la fresa húmeda. Lo cierto es que me cogió distraído, impresionado por el escote delantero, el cual dejaba asomar una ración doble de vertiginoso pecado.

Así, ¿Ya sabes quién soy? Eso es bueno. Mejora las cosas. ¿Has venido sola? ¿Está tu chulo en la sala? Srta. Holly Tucker.

Dio rienda suelta a una risa celestial. No puedo negar que me desconcertó. – Pues sí, tendrás que apañártelas con él.- Afirmó – Te advierto que es boxeador, peso pesado; un auténtico animal. Desfigurará esa cara bonita con dos ganchos de izquierda. Mira, por ahí viene.

Con este truco infantil, desapareció de mi vista, al tiempo que un cliente voceaba que le habían birlado la cartera. Giré el cuello como un maldito búho, pero parecía haberse esfumado. Cuando me abrí paso por la pista de baile la descubrí en la puerta de salida de incendios gesticulando. Entorné los ojos y la vi con más claridad. Me mandaba besos de despedida con una mano de uñas escarlata agitándose.

Su osadía hirió mi orgullo convirtiendo el insípido delito en algo personal. Fui hasta los lavabos y, a través de una de las ventanas, salí al callejón que daba al patio de las basuras. Recorrí el angosto pasillo para llegar a la parte trasera del local.

Justo cuando la daba por perdida, la luz de un fósforo prendiendo un cigarrillo iluminó su perfil. Parecía un ángel en medio de un vertedero.

Pensé que nunca vendrías – Dijo para mi sorpresa.

Bueno Holly, yo estaba seguro de que volveríamos a vernos pronto.

Qué lástima. Procura no guardarme rencor cariño. Te lo advertí. Y a ti jamás te mentiría.

Una sombra se cernió por encima de mis espaldas, apenas pude distinguir el rostro del boxeador. Fue como si me atropellará un camión. La rubia me lo advirtió y no mintió, su chulo tenía un gancho de izquierda tremendo que me costó una semana en el hospital y el empleo.

Cuando trajeron el ramo de flores con la tarjeta perfumada, pensé que la vida estaba llena de sorpresas y que no tardaría en volver a verla.

En NARRACIONES, Página de INICIO
Arriba, a la derecha,
Cuentos Cortos Completos

Estrellas de Guerra-y-Paz
Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 21/03/2009 12:27

    Les haré llegar unas invitaciones para el Maracaibo Club, para que ustedes pasen y vean, disfruten de la mejor compañía y de sus actuaciones estelares.

    Calibre 38 Al Servicio de la Humanidad.

  2. 21/03/2009 0:29

    Ya de niño, cuando veía en TV películas de cine negro, me turbaban todas la Holly Tucker del mundo.Aún recuerdo a Ava Gardner entre forajidos.Uno crece y quiere pensar que ha madurado.No se quiere dejar llevar por estereotipos.Podemos engañar a cualquiera pero no a nosotros mismos.A mi madre le gustaba Doris Day.Yo la detestaba.Me iba a la cama pensando que un día daría fuego a la más perversa de las damas.Hoy me sigue pasando lo mismo.Me pongo la gabardina y el sombrero y espero durante horas acodado en la barra del bar que Holly aparezca.Le daré gustoso mi cartera con tal de que me deje darle fuego.

  3. 18/03/2009 13:07

    JM Usted ha sabido, como nadie, captar la esencia del personaje.

    Próximamente le dedicaré una de mis mujeres fatales al óleo.

    ¡Esto! Evidentemente, quede entre nosotros.

  4. 18/03/2009 12:25

    Ración doble de vertiginoso pecado… besos de despedida con una mano de uñas escarlata… Si además sabe cocinar, dígale que se case conmigo.

    Jabalí herido de Blanco

  5. 18/03/2009 12:05

    Cuando usted guste estaré encantado de darle lumbre durante toda la noche enmascarado de desconocido.

    Y;

    En reconocimiento a su comentario la obsequiaremos con una reserva a la mejor mesa para dos en el Maracaibo Club, donde, acompañada por su hombre invisible, escuchará a la mejor ELO mientras degusta nuestro cóctel bautizado como De viaje por el tiempo.

    Calibre 38 – Al Servicio de la humanidad.

  6. 18/03/2009 2:02

    Es usted una caja de sorpresas.
    Siempre he querido que un desconocido me diera lumbre en un club que no alterna sino con el aburrimiento.

    Saludos de rojo infinito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: