Skip to content

La Deuda

04/05/2009

euro-en-la-sede-del-banco-central-europeo

El resultado de la votación en la mesa de reuniones, junto a la falta de personal, motivó mi feliz estancia en el Hotel Merin, en el distrito empresarial. Intenté dormir y ducharme, en pocas horas tenía una entrevista importante y para entonces debía estar fresco para interpretar los sueños del gran faraón. Mis párpados cayeron rememorando las gestas de Constantino.

Constantino no podía saber esto, por muy profético que fuera el gobernante de su sueño. Aunque no niego que me ha causado una grata sorpresa. Parece que conoce bien a los clásicos. – Dijo el Subdirector.

La entrevista fue en la terraza de una suite del Çiragan Palace Kempinski Istanbul, lujo y glamour en las costas del Bósforo, incluyendo Mayordomo personal para cada huésped del Palacio. Con vistas a la antigua Estambul, miles de laberínticas callejas fundadas con los misteriosos secretos de Oriente. Ojos y mostachos negros, diminutos Snacks, cientos de olores y colores, religiones. Ciudad arcaica, vieja, antigua, añeja, durante mil quinientos años capital de dos poderosos imperios, el romano-bizantino y el otomano, hoy occidente y oriente entre Asía y Europa.

La entrevista tuvo un comienzo basado en la mentira. No soñé, ni por asomo, con la Roma de Constantino. Durante el viaje me documenté sobré el Subdirector del BWCC Bank, y descubrí que abandonó una prometedora carrera como historiador en el Ministerio de Cultura a cambio del puesto que regentaba en la entidad. De modo que intenté venderme como profesional independiente. Durante el vuelo repasé un poco la historia de la ciudad y memoricé una parrafada de un libro de texto, con la cual me presente comentándola con aires de misticismo distraído.

Constantino vio la cruz convertida en una intersección de caminos, rutas comerciales, algo que todos entendemos como dinero. El Solidus romano de su reinado fue el primer dólar de nuestro tiempo.

Bingo, el Subdirector Carl Auden rompió a reír, había llegado el momento para la primera estocada.

– Sr. Subdirector, tendría que hacerle unas preguntas respecto a una transacción económica investigada por nuestros medios y avalada por fuentes fidedignas…

– Pregunte – Interrumpió secándose las lágrimas de los ojos.

– ¿Es cierto que su banco financió el envío de armas ligeras a países como Sierra Leona, Liberia o Somalia? Dando lo supuesto por probado, ¿Se reunieron ustedes con el General Luftwaffe en una de sus sucursales de Luxemburgo? En ese caso, ¿El BWCC Bank no niega suministrar a estos países de armamento, munición, logística y nuevas tecnologías?

Su respuesta desmontó mi estúpida soberbia por creerme tan listo.

– Todo esto es cierto. – Dijo mientras avisaba al Mayordomo – Antes de continuar, ¿Le apetece beber algo?

Asentí consciente que iba a necesitar algo fuerte. – Un vodka por favor.  –  El BWCC Bank, sí. Tampoco somos el único grupo de similar índole. Existimos porque somos imprescindibles para el balance económico mundial, nuestros clientes son palestinos, israelís, afganos, rusos, norteamericanos, sudamericanos, le hablo de carteles de la droga, de traficantes de armas, de terroristas, de nuevos gobiernos, de servicios de inteligencia, de futuros cambios. Le hablo de nuestros asociados.

– De acuerdo. Entiendo que les mueva la codicia. Es difícil controlar la corrupción a medida que….

– No. – Volvió a interrumpir exhortándome, con los gestos, a callar. – No se trata de la codicia, ni hablamos de debilidades humanas. Tuve una impresión equivocada al conocerle. ¿O es usted muy listo, o muy tonto?

– Ambas cosas, según el escenario y la hora del día – Concluí terminando la copa de un trago.

– Control. Controlamos la deuda exterior, la deuda internacional, la deuda total. Esclavos de la deuda, pequeña o grande, y al mando, los propietarios de las deudas: Nosotros, los banqueros. El mundo entero depende de nuestra existencia. Publíquelo. No hay problema, jamás nos atacarán, al contrario, cuidarían de nuestra seguridad. Dominamos, además de los medios, el equilibrio de la economía mundial. Todos dependen de nosotros para ejecutar sus planes. Todos son deudores.

– Conozco la salida. – Me permití dando por concluida la entrevista y pensando en retirar mis pobres ahorros del banco.

jetaescritor

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 04/05/2009 20:04

    De los bajos fondos a la delincuencia de guante blanco.
    ¿Te interesa invertir en un negocio de naranjas en Ibiza?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: