Skip to content

La Inteligencia del Chimpancé

22/05/2009

Chimpático

CHIMPÁTICO INTELIGENTE

Apenas recuerdo nada de mi vida anterior y lo que recuerdo tiene relativa importancia. La biografía de un primate radica en la exposición del lenguaje que utiliza. Por ejemplo: Lo que no me destruye me hará más fuerte, aseveró un filósofo al que admiré durante mis estudios sobre la humanidad. Pero la máxima duró lo que duró en mi conciencia aprender bajo el credo del engaño, sólo fue verdad durante un corto lapso de tiempo. Que te inoculen cuatro infecciones en el cuerpo, a ver si luego te sientes mejor.

– Pero usted defiende una postura radical en contra del programa científico – Intervino la presentadora y periodista – Incluso ha sido acusado por sus congéneres de manipulador, de ofrecer una interpretación falsa.

-¿Una interpretación falsa? Bueno, pero, ¿De quién, cómo y cuándo? La historia de la conciencia se inicia con la primera mentira. El destino de una palabra depende de las variantes matemáticas de sus contextos. La perspectiva de quien determina la composición de los hechos es el elemento principal. Llámelo líder, dirigente, representante o como quiera.

El chimpancé entornó los ojos dejando que su mirada se detuviera en la litografía enmarcada del Hombre de Vitruvio de Da Vinci la cual decoraba una pared de cartón piedra, la observó rascándose la oreja derecha con el brazo izquierdo apoyado encima de la cabeza, los peludos dedos de la otra mano tamborileando sobre la superficie translúcida de la mesa.

– Si bien, por mucho rastro que dejaran los laboratorios denunciados, me sería imposible demostrar la verdad. Interpreté la fórmula para dar una descripción concisa y clara que de nada sirvió. Los libros que escribí, los ideales que defendí, la comunidad a la cual representé, las injusticias que denuncié, siempre de la mano del hombre bueno, lejos de comprender el urdir del hermano lobo. Al fin y al cabo, el mono y el lobo formaron parte del plan, pues fueron propuestos por la misma revolución genética.

Luchamos y morimos contra el peso de la mentira, de la misma mentira con que se nutren investigadores y científicos del mundo entero; nos convirtieron en dogma para especular sobre nuestras vidas en las sobremesas políticas. Fuimos comprados, vendidos, torturados, repelidos y, con alevosía, traicionados. Yo y miles de jóvenes de mi especie.

Hablo de ellos en primera persona, pues en ellos me reencarno y a ellos invoco en mi sueño cada noche. Y con el poder que me ha sido otorgado manifiesto que jamás, ningún otro primate volverá a ser cobaya para la comunidad científica internacional.

El chimpancé saltó de la silla realizando una fugaz voltereta sobre el hombro. Tras reincorporarse del suelo, brincó hasta la mesa. Replicó una segunda voltereta empujado por la inercia de su cuerpo, yendo a parar junto al botellín de agua mineral y los vasos, a escasos centímetros de la cara empalidecida de la presentadora.

Su conducta adquirió un talante desconcertante, tal vez lo que contaba le arrastrase a evocar la génesis del argumento en primera persona. Se sirvió un vaso de agua con gestos ágiles, sin derramar una sola gota, mientras hacía muecas graciosas con la boca, grande y rosada.

– Volvemos en unos minutos; después de la publicidad. No se vayan.

Dijo la entrevistadora rescatando el primer plano. Aún expresando una patente perplejidad, esbozó una trémula sonrisa de plástico asegurada en unos miles de dólares.

Al lado opuesto del plató, un chimpancé empleado por el programa como Realizador alzó el extenso brazo como señal convenida para que el público aplaudiera: el grupo de humanos obedeció al unísono.

PD Reedición de una entrada colgada el 15 de Enero del corriente.

Un impulso causado por razones y conclusiones personales, de cuya operación pretendo obtener un resultado matemático para comprender las reacciones de la naturaleza humana. Calcular, reflexionar, analizar, recapacitar, sestear y despertar.  Entonces el cuerpo nos pedirá trabajar, pero todos los gustos no se le pueden dar. Volver a sestear con la esperanza de que un nuevo amanecer lo aclare todo.

zappa-frank-toilet

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 27/05/2009 21:32

    Sólo por haber creado el primer chimpancé con biografía merece la pena detenerse aquí y leer con atención sus palabras.Brillante, original e ingenioso.¿No estarás utilizando al pobre chimpancé para hablar tú?
    “La historia de la conciencia empieza con la primera mentira.”
    Querido chimpancé , la conciencia empezó cuando tu tatarabuelo se bajó del árbol salió del bosque y se vio solo.

  2. 25/05/2009 7:42

    Monos y mentiras, agua y aceite, gran relato amigo Eduard, me estoy atiborrando a leer con gusto y es que hacía mucho que no pasaba por aquí. Un gusto, como siempre.

  3. 22/05/2009 19:29

    Es mordaz, imaginativo. Me gusta.

  4. 22/05/2009 15:27

    Yo pondría la ilustración en la puerta de una tienda de conveniencia. Asalto a mano armada. Peligroso. Acrobático. Fina puntería.

  5. 22/05/2009 12:17

    Pedazo de ejercicio de imaginación.

    En serio, Don Eduard, eres ironía pura.

  6. annefatosme permalink
    22/05/2009 12:09

    Quiero sestear, despertar y ser un chimpancé chimpático y si posible inteligente pero sobre todo chimpático como el de la ilustración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: