Skip to content

Hijos del Camino

03/06/2009

Hijos del Camino

Mis muñecas han sabido a veces de las caricias de la seda y a veces de las injurias de la lana, del oro de los príncipes y de las cadenas de los esclavos. Mis dedos han levantado mil velos, mis labios han sonrojado a mil vírgenes, mis ojos han visto agonizar ciudades y caer imperios. Y tú permanecerás después de mí. Y guardarás mi recuerdo. Y leerás mis libros. Y entonces volverás a escuchar esta leyenda: A este hombre ataviado de mil pasados desnudando su corazón.

– ¡Soy hijo del camino, caravana es mi patria y mi vida la más inesperada travesía!

PD Me lo contó un León Sin título-1

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 04/06/2009 8:38

    Insuperable.
    Me alejo una temporada y se convierte en Góngora.

    Saludos exprés

  2. Plug&pray permalink
    04/06/2009 0:21

    Bella prosa y la foto también es excelente.
    Aquí, si me permites, te envío algo que he escrito

    El Sirviente

    Algún día ha de llegar mi hora,
    nuevamente.
    Y llevaré a la rastra, como llevo ahora,
    los jirones
    de cuanta inmunda culpa
    quiera achacarme el desatino.

    Que quede bien claro:
    he sido malo,
    a la vez que bueno.
    Estúpido y genial,
    según la hora.
    He sabido vencer con valentía,
    y también he llorado como un niño,
    entrado ya en años,
    con la barriga henchida.

    ¡Qué más da!
    Valió la pena,
    porque en algún confuso rincón
    de mi modesta ventura,
    tuvo El Señor la gentileza de tocarme el alma
    y con infinita paciencia
    convirtió a la bestia en mal poeta,
    y pasé de ser servido a ser sirviente
    del más grande Rey que haya existido.
    Y el rechinar de dientes
    se fue tornando melodía,
    la prepotencia:
    docilidad, disposición y empeño
    y tanta cosa más
    que no sabría explicar debidamente.

    Ruego al Señor para que el día
    que sienta el perfume oscuro de la parca,
    me encuentre yo como me encuentre,
    ésta me hallara con la frente alta
    y con las uñas negras
    y con el alma blanca.

    Saludos desde Macrópolis.

  3. 03/06/2009 21:29

    No te voy a decir a quien me recuerda esta prosa tan poética porque te vas a enfadar, y eso que era un rebelde de narices. De otro siglo y de otro país. Aunque ahora que lo pienso también me recuerda a las letras de un cantante vivo. O quizá simplemente a Eduard.

  4. 03/06/2009 16:57

    ¡¡Estáis de un poético subido!! Debe ser el ambiente. Poetry is in the air, o algo así.

  5. 03/06/2009 16:52

    Que hermoso!!

  6. 03/06/2009 16:02

    Esto es maravilloso. Hasta “se me aguan los ojos”, como dicen por acá, al leerlo e imaginarlo. Sí, es así como dices: creo que la belleza y la verdad no pueden separarse a una distancia mayor que la de sus brazos extendidos, al menos deben rozarse las puntas de los dedos.
    …….
    Estoy horrible de complicada en estos días. Igual paso aunque sea y leo lo que puedo y sigo juntando “trabajo” para el fin de semana. El tema Dillinger me interesa sobremanera, está en remojo.

    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: