Skip to content

Loco Datar

12/06/2009

fadapadrinamascas

Loco escribía de espaldas a la puerta de entrada, delante de un enorme ventanal decorado con bellas cristaleras de estilo gótico. El alumbramiento de un monitor perfilaba su oscura postura, sentado, las piernas cruzadas, los pies descansados sobre un cojín del suelo, el trasero al límite del asiento del sillón, el rostro encarado al mensaje y sus conjuntos, enfrentado a su propio ego, invadiendo un mundo que tan siquiera comprendía, pero donde sin embargo había sido acompañado y, después de largo tiempo, Loco ya no se sintió tan solo. Loco no destripó el sentimiento de soledad por no vivir junto a otros seres, un gato negro y tuerto llamado Tolstoi dormía con placidez sobre el montón de leña, al lado de la chimenea donde Silencio alimentaba la hoguera. Silencio apenas sabía del mundo y en la torre era como una mascota independiente. Sucio, vestido con harapos viejos, el cabello como una escarola de grasa y unos pelos diseminados por las mejillas y debajo del mentón.

Silencio era el hermano bastardo de Loco. Fue Loco quien, en su delirante búsqueda del sentido común, dijo la última. Este niño es sordomudo y posiblemente, ante la ausencia de cariño y la desprotección de su madre morfinómana, alcohólica y con tendencias al suicidio, anormal. El enmudecimiento previsto de la audiencia, explicaría la sentencia. Yo me haré cargo. Dijo Loco, llevándose al desprovisto de la mano. Lo introdujo en el caserón envuelto en una manta y aprehendido con un único brazo. Perdices dijo al entrar por la cocina. Desde entonces Silencio jamás salió de la torre.

La madre de ambos hacía vida al lado opuesto del caserón, rodeada de efebos y recubierta de frutas. La fiesta en honor al seguro de vida que mi padre, el famoso indigente que murió con varios millones de dólares en un colchón y al que siempre trató a patadas en el hígado, emperrada en acelerar su ida con Baco.the boys star

Loco había regresado después de muchos años. Mamá incluso lo enterró con honores de guerra con la excusa de que espiaba para los americanos, justo estando él pagando condena en una prisión croata de la cual más tarde logró escapar. De hecho había realizado una visita a la mitad de las cárceles de Europa. Sin embargo, Loco no era malo, era la fantasía de un asesino, el alma libre de un destructor que ahora andaba por libre, pensaba por libre, y a lo peor, actuaba por libre.

Loco apenas demoró en aprender los propósitos de un sistema operativo, ni la intención de los medios tecnológicos a su alcance. Ni la cárcel ni las mordeduras de la vida pudieron mermar el raciocinio de Loco, quien después de enterrar un cadáver capaz era de quedarse la noche de marras leyendo libros que pocos apreciarían.

gunEn cierta ocasión actuamos juntos, se trataba de una sucursal en la periferia, una capital de comarca, éramos profesionales, contábamos con un par de minutos para salir cagando leches sin vérnoslas con la bofia. Mientras yo vigilaba los movimientos reptiles de los Todos Boca Abajo, Loco colocaba el revólver sobre el mostrador, entre él, y, o, la contable, llenando las sacas mientras la enjabonaba con picaresca. Al terminar recogía el arma, un 45 de cañón largo, y daba las gracias. Desde la salida se volvía para repasar los rostros. Subir al coche y hacernos humo sumaban otro par de minutos. Los que necesitábamos para dispersarnos en los consiguientes vehículos. Por lógica le tocaba al perro llevar el dinero, por algo tenía placa y trabajaba de madero, cinco bocas que alimentar son muchas bocas. La desconfianza de Loco era tal que lo empujaba al enfrentamiento físico. Te quedas pasta cabrón, por eso ibas tan despacio, porque manipulabas la bolsa sabiendo que nosotros estábamos detrás. Eres un perro listillo, el que se juega menos y se lleva más, ¿Por qué? Eres un mierda de poli cocainómano, si, apúntame con tu ama reglamentaria, dejarlo, haber si tiene cojones la maricona ésta.

HooverMeses más tarde cayó la banda, todos menos dos, el Judas y el Loco. Estaba todo vendido, las apuestas eran un hervidero. Sin embargo Loco no se vengó, huyó como un cobarde. ¿Cómo un cobarde? Pensó frotándose con guantes las manos, los dedos de lana cortados.

Son cosas de la profesión, tu caché sube o baja según la crítica en los ecos del mundo del hampa

El poli siguió haciendo de las suyas, traficando, vendiendo a unos y a otros, había llegado a la corrupción a lomos del esqueleto ardiente de un caballo desbocado, dando latigazos de fuego helado. Como mandan los cánones, aprendió la química que produce el miedo y se convirtió en terrorista. Lo ascendieron en el Cuerpo de Policía Nacional.

En un principio, Loco era un grano en el culo, era un jonquie inteligente, un ingeniero de caminos en las calles, el representante de la ley no lo ignoraba. Encontrarlo y eliminarlo. Era sencillo, estaba al cargo de una unidad especial de narcóticos que peinaba el este de la ciudad. Le plantaría una pipa con marrón y caso cerrado. Era un puto jonquie, ¿No? Una rata, das una patada, matas una y salen miles, acobardadas, histéricas por huir. Un poco de caballo y te cuentan lo que no saben.

Pero llegó lo del Blog. ¿Un Blog? ¿Para escribir? ¿De internet? ¿Un blog para escribir en internet? ¿Somos un millón de amigos? ¡Santa María! ¿Qué hay gente que cuenta lo que hace? ¿Qué Loco tiene uno? ¿Qué Loco ha estado este tiempo desaparecido porque estaba …..?avatar

Central de Inteligencia, dígame supuestamente. Si señor, los datos del individuo número 123….. Acabo de mandarlo en fax a su oficina. Gracias Señor.

Loco descubrió la red como el que aprende a ir en bicicleta, mal y deprisa, pero aprendió lo suficiente para configurar un Blog. Como no sabía que decir, se le ocurrió contar un pedazo de su vida.

El gato tuerto abrió su ojo universal y se enderezó en fracciones de segundo, Silencio jetaescritorpenetró el fuego con el atizador provocando una iluminación poblada de sombras dantescas. Loco dejó de teclear, agudizando los sentidos, la SW del 44 veinte centímetros a su derecha, el seguro puesto. Malas cartas, se dijo. De súbito se acordó de Enrique Pozo, el madero que jugaba a todas las bandas. Habría más como él, pero aún no llegarían. El había sido el primero en salir por ratero soplón.

Loco contó hasta tres, en el dos se engañó y cogió el arma, quitó el seguro escuchando entrar la bala en la recámara que le apuntaba el cogote por detrás. El imprevisible destino azuzó a Tolstoi, quien despavorido corrió tropezando con los pies del poli, el cual disparó contra Loco al tiempo que caía. Yendo a parar a los pies de Silencio, quien presa de un pánico desconocido, le penetró la cara con una astilla ardiendo. El tipo gritaba como si se le quemaran los ojos por dentro.

Loco se sintió protegido por sus amigos y quiso compartir el momento, arrastró el cuerpo del poli por los pies hasta centro de la sala. Qué suerte tienes Silencio, tú no puedes oírle, es insoportable, te lo juro. Asqueroso. Se le ha derretido media cara. Como gelatina de carne. Las manos enganchadas a la masa. Le metió las seis balas en el rostro; por guaperas.

Oxígeno, acetileno, hidrógeno, elementos básicos para crear un fantasma. Rostro, manos, pies, le cortó la lengua y la tiró al fuego, al lado de Silencio, encerrado en su mundo alterado por las circunstancias. Tolstoi regresó a su regazo para consolarlo con su ojo universal.

carnet1Loco encontró sentido a su vida, iba a contar todos los delitos que había cometido con la unidad, se convertiría en un héroe de la red. Sabía que su cabeza pronto tendría precio. Eligió hacerlo.

Pronto volverán a tener noticias. El Ministerio de Interior se encargará de la viuda y los hijos. Muerto en acto de servicio, condecorado por su valor y su incuestionable lealtad. Poseo el suficiente coraje para cargar la culpa de Judas en falso y  para vivir o morir con ello.

Aquí estoy. ¡Venid a por mí!

police-esc-jpeg



Anuncios
One Comment leave one →
  1. 13/06/2009 2:40

    Qué suerte tienes Silencio, tú no puedes oírle, es insoportable, te lo juro.

    Que genialidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: