Skip to content

La Muerte de León

18/06/2009

Mort en Disapte

–  ¿Has llamado a León?

–  Le he enviado un SMS diciéndole que estábamos en el funeral. No Tengo ganas de hablar con él ahora. Desde Navidades que no nos llamamos. Desde que nos mudamos, más o menos.

–  Ay, sí. Qué raro es, ¿No? ¿Por qué no habrán pasado por casa?

Comentó Adelicia, la mujer de Israel, consciente de que no les invitaron nunca. Ambos de luto, visiblemente afectados por el duelo.

–  No lo sé. Ya sabes cómo es León. Fíjate, le envío el SMS diciéndole que estamos en el entierro de mi madre y me manda otro, él a mí, respondiendo que mi madre está bien, que no me preocupe.

–  ¿Cómo? ¿Eso te ha dicho? Está mal de la cabeza. Demasiada medicación. Ya te lo dije las últimas veces que nos vimos.

Israel encogió los hombros y expresó un segundo de perplejidad simulada. Ataviado, como era su costumbre, de traje y corbata, hoy un poco más oscuro.

El tanatorio estaba a rebosar, la muerte no hace ni excepciones ni distinciones, si bien, permite el protocolo de la despedida, un juego funerario para reanimar cinismo, dolor, hipocresía, amor, una espiral de emociones apiladas como pequeñas culebras de río, entrelazadas en un abrazo de criaturas de sangre fría, en una conmemoración que nos conjura a todos por igual.

Divididos en cuartos con el centro ocupado por el fallecido ajustado en el interior acolchado del féretro; con asientos a los lados, para las visitas.  Lágrimas, llanto y pésames de interminables desconocidos. El estreno de la viudedad, de la ausencia, el vacío, de repente el peso de la soledad, mujeres, hombres, niños, deambulando perdidos, buscando la mano del ser que recién les dejó.

La hija de Adelicia e Israel, Osana, se aproximó a sus padres mientras miraba con pavor la pantalla iluminada de su móvil. El dolor dibujado en el rostro, los ojos enrojecidos de tanto llorar.

–  ¿Qué ocurre hija mía?

Preguntó la madre, preocupada. ¿Con quién hablabas Osana?

–  Ay mama, era Zoe, la mujer de León.

Osana se echó, sollozando, a los brazos de su madre, en busca de consuelo.

–  ¿Qué ha pasado? ¿Le pasó algo a León? – Preguntó el padre con la voz rota.

–  Si, – Tartamudeó la hija – Es León. Murió en la ambulancia de camino al hospital. – Le costaba hablar entre sollozos, la mucosidad y el lagrimeo intermitente. – Dice que estaba a su lado, que vio como se le cerraron los ojos y se marchaba.

–  Ay, pobre Zoe. ¿Cómo está ella?

–  ¿Cuándo ha sido?

Quiso saber Israel.

– Ay Israel. Qué importa eso ahora. – Regañó Adelicia, esposa y madre.

–  Dice que la madrugada del lunes.

Susurró Osana.

–  ¿Qué día es hoy? Hoy es miércoles 17. – Exclamó Israel de inmediato al tiempo que encendía su móvil.

–  ¿Y qué? ¿Qué importancia tiene ya? – Replicó Osana fundida en el lazo maternal.

Israel mostró el MSM de León. Por mucho que buscara una explicación, no halló más que el desconcierto. El mensaje había sido enviado hacía menos de treinta minutos, llegó vinculado como respuesta al de Israel. Llamaron, evidentemente, pero la conexión robótica les desatendió con un mensaje de inactividad permanente.

the boys star

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 19/06/2009 15:15

    Me gustó la descripción del funeral.

    Hace rato que viene jugando con la muerte (bueno, todos lo hacemos de alguna forma, claro).

  2. annefatosme permalink
    18/06/2009 21:37

    Fuera de las islas, con más tiempo y más facilidad para comunicarme via internet, paso a saludarte y de paso te mando una frase muy graciosa de Albert Cohen:
    Si, vamos a dormir, el sueño tiene las ventajas de la muerte sin su pequeño inconveniente.
    Un abrazo. Anna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: