Skip to content

Persiguiendo Sueños

14/09/2009

papillónPapillon

Un habitáculo convertido en estación de trabajo. De repente donde habían libros y archivadores ordenados por orden alfabético el cual ya conocía con sólo mirar el estado de sus cubiertas, hay un ordenador enorme. Las estanterías con soluciones, aceites, escuadras y lápices han desaparecido para dar paso a un mueble del Ikea ideado para el hacinamiento de cientos de Cds.
Las mesas de dibujo, aquellos refugios planos donde apoyar los codos, a la izquierda tintas y plumas, tizas y gomas, el compás y el decímetro. Casi en la esquina la actualidad y algo de música a través de la pequeña radio de onda corta.
Aquella emisora donde contaban cuentos.

El gusano trepaba de día, desde el alba hasta el atardecer. Su objetivo era alcanzar un sueño, llegar a la flor.
Ocurría que cada noche al dormirse, el gusano resbalaba por el tallo humedecido hasta el suelo. Sus inciertos amigos se reían de su desventura. El caracol, la rana y el ciempiés encontraron diversión en la odisea del intrépido trepador.
Al día siguiente, el gusano repitió el esfuerzo con idénticos resultados, el público se mofaba hasta la carcajada.
El gusano descubrió el brotar de una ramita en forma de uve, pensó que sí lograba conquistar aquel angulo podría hacer noche allí mismo y reprender camino al próximo amanecer.
El gusano cayó de nuevo. No desfalleció, pero el esfuerzo de los últimos días hizo mella y aquella noche dormió profundamente, como era habitual, soñando en conseguir tocar la flor. Al sueño le salieron alas y el gusano despertó siendo mariposa, voló hasta la flor y la besó.

La memoria me trajo el cuento de Jorge Bucay, supongo que el encadenamiento de pensamientos viajó por su cuenta hasta devolverme una historia, la misma que años atrás me conmovió. El relato es una aproximación al original. No me he molestado en buscarlo.
El habitáculo reconvertido en estación de trabajo y su concepto pasaron a un plano de las espaldas del pasado, lejano y nimio.
El mensaje llegado del ayer quedó claro: Continuar persiguiendo sueños.

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. 16/09/2009 13:34

    Sé que no, sólo dije que me la recordaba. También sé que es una firma, pero Muuuuah!
    🙂

  2. 16/09/2009 6:01

    Universo, viceversa en mi caso es lo mismo. Sobreponerme a la dejadez y visitar otros blogs, otros amigos.
    PD Te aseguro que en as últimas entradas no hay ninguna inspirada en película, si fuera así no tendría reparos en decirlo, no es este el caso.

    Kiss-me please

  3. 15/09/2009 21:15

    Eduard querido, que significa el “viceversa” en este caso? He leido todas tus entradas, pero… bueno se me hacen dificiles de comentar. Con la primera no puedo dejar de pensar en una peli que vi… el tipo era un tipo de prisionero en un escenario del futuro y solo logra liberarse como el tuyo, pero no puedo recordar el nombre de la pelicula ni del actor ni nada…. el desanimo, y la nostalgia andan rondando, es cierto. Por que sera? No eres el unico que echa de menos a sus companneros de viaje, por cierto y por tanto. Se que tengo algo pendiente contigo. Falta poco. Love.

  4. 15/09/2009 17:22

    Gracias por tu mensaje para Berbi.

    Si necesitas ayuda para subir hasta Tellerda a pegarle las patadas que se merece prometo colaborar y luego si me preguntan decir que estaba solo. Pero también le he dicho que después de la paliza reanimadora y merecida tendría que rascarse el bolsillo e invitarnos a unas jarras en la taberna del Zarpas.

    Gracias por ese gesto.
    Un abrazo.

  5. 15/09/2009 6:38

    Desde la vuelta al cole… desde principios de mes había notado un descenso generalizado en los blogs de algunos compañeros de viaje. Pensé que simplemente les pasaría como a mí, estarían hundidos en el desánimo, la nostalgia o la desmotivación. Escribí la entrada pensando en ello, en que quizás fuera un pequeño resorte para reemprender ruta, sólo necesitaba las visitas de mis amigos y viceversa.
    Desde aquí, mi celda del páramo hacinado, agradezco a los pilares del blog, los cuales no son otros que vuestras visitas y comentarios y las existencias que esconden los mismos.
    Salud, pasta & sexmachine

  6. 15/09/2009 0:09

    PS: Las mesas de dibujo tienen un no se qué que las hace imprescindibles, por mucho que hayan pasado de moda y por mucho tiempo que haya pasado, como en mi caso, que no dibujamos ni pintamos nada que no sea “digital”. La mía se está cayendo en pedazos, ha sostenido 6 generaciones de Macs, ni te digo por cuántos años, y nunca se me ha pasado por la mente la idea de cambiarla por un escritorio…

  7. 15/09/2009 0:02

    Eduard. No puedo creer lo que acabo de leer.

    He tenido un apagón como de cuatro horas esta tarde. Quería dormir un rato, pero no lo hice, esperando que la luz regresara pronto… No sucedió. Me pasé casi dos horas en un sillón haciendo algo que casi nunca hago: Nada. Pasada la hora mágica, la de la luz dorada que se enciende y se apaga en las paredes, en los techos y en los árboles que puedo ver desde donde estoy, comienza a aproximarse la hora gris. Dos pájaros retrasados vuelan con cierta desesperación a sus nidos, hacia ambos lados de mi campo visual. La luz se hace ligeramente rosa, no lo suficiente como para hacer al cielo hermoso. Está simplemente descolorido y como suspendido…

    Así es que regreso, sin darme cuenta por completo, al sueño. Al sueño que tuve anoche. Casi nunca sueño. Es bueno, porque no me gusta soñar dormida. Pero aunque el de anoche no fue el clásico sueño irracional y poblado de angustias… fue como todos los sueños, como el del gusano, como el del Quijote, uno con aquel componente mitad de angustia, mitad de emoción, de tratar de atrapar el agua entre los dedos y contemplar cómo se te escurre, de tratar de alcanzar algo que se te aleja y se te aleja… Y volverlo a intentar una y otra vez, durante horas –o, más probablemente, segundos… pienso que los sueños viajan a la velocidad del pensamiento– hasta las 6 de la mañana cuando me despierto, en el peor “moods” posibles, por cierto. Fue un sueño ‘en colores’, pero todo era blanco o negro. El único color estaba en las pieles de los protagonistas… Hubo un momento, al comienzo, donde me sentí profundamente dichosa. Duró lo que una pompa de jabón. El resto fue ejercicio de gusanos…

    Pensé escribir una entrada, pero luego deseché la idea. Imagina mi sorpresa cuando leo lo que has escrito! Espero que el bajón haya pasado hace mucho ya. Whole lotta love.

  8. 14/09/2009 21:33

    Usted habla de mariposas y yo de cucarachas
    Usted puede que esté de bajón y yo también

    Pero de lo que no hay duda es que usted tiene clase y yo no.

  9. 14/09/2009 17:39

    Precios simplemente precioso!!!
    Ese gusanillo parece haber conseguido su sueño finalmente…convertirse en una preciosa mariposa de la mano de un artista en un momento de bajón…
    Me ENCANTA

  10. 14/09/2009 16:57

    Creo que me lo he escrito a mi mismo en un momento de bajón.
    Eres un solete Anne.
    Kiss

  11. annefatosme permalink
    14/09/2009 15:39

    Había leido el cuento de Bucay hace tiempo. Me gustó por la sencillez del mensaje. Mensaje sencillo de entender pero tan difícil de cumplir. Gracias por recordármelo. El dibujo de la mariposa es tan poético como la descripción del antiguo estudio reemplazado por un ordenador. Aunque no descartaría que a los ordenadores también les pudiera crecer alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: