Skip to content

Asesinos de Bloggers 5

18/11/2009

No era la primera vez que Jean Paul Bonnet conseguía una planta entera del Hotel Ritz para sus invitados y los miembros del servicio de seguridad. La sala de reuniones escogida además de lujosa era un auténtico búnker, gentileza del gobierno francés.

La Asesora Presidencial para la Seguridad Nacional Francesa Karen Dómine lideraba el gabinete de crisis. Personas de diferentes países y pertenecientes a distintos ámbitos se congregaron para tratar el asunto.

Fanou, JM Morales, Jusamawi, Fatosme, Charlotte, Micro

– Basta – Mandó callar el subdirector del Zurich Bank. – Me sé de memoria los nombres de esa maldita lista.

Dinero de élite, hombres y mujeres poderosos, militares de países en guerra, consejeros de la banca suiza, asesores de la última generación en tecnologías.

Karen Dómine dio, con las siguientes palabras, por comenzada la sesión:

– Señoras, caballeros. Espero buenas noticias.

El teniente Ángel Monzón carecía de familia. Blake arregló lo de la incineración con un par de llamadas a la Jefatura de La Guardia Civil de Málaga junto con las diligencias diplomáticas de la sargento Maurer desde Berlín a Madrid.

Después de esparcir las cenizas en el mar, dejaron atrás el Malecón. La detective Duluc condujo respetando el silencio de Blake.  La ciudad de La Concepción de la Vega era su destino, el último domicilio conocido de Alex Piédrola, la pista de Milla Duluc.

– ¿Quiere parar a comer algo? – Dijo Blake a los 100 kilómetros, transcurrida poco más de una hora de trayecto.

– De acuerdo, pararemos en la próxima ciudad. Pero llámame Milla.

La zona norte de la isla presentó la otra cara de la naturaleza con exuberantes montañas de risueña vegetación y alegres ríos. El automóvil cogió un desvió ante una indicación a la ciudad de Borao. Pararon a repostar en la primera gasolinera con tienda de comestibles.

Mientras la detective entró a por provisiones para el resto del viaje, Blake se ocupó de la gasolina exponiéndose a las risas de un grupo de negras y flacas chiquillas que le observaban divertidas. Bastó una mueca germana para ahuyentarlas a la carrera. Miró a su alrededor pensativo, reflexionando sobre la vida de los habitantes de la isla.

Duluc regresó con el móvil pegado a la oreja y bolsas de comida en las manos.

– Era de la oficina del forense. Los informes del laboratorio. El GHB llevaba unas seis horas en el organismo de Monzón, su fortaleza evitó un efecto inmediato, si bien el manifestar cansancio en su primera noche en Santo Domingo, posiblemente fuera señal de que ya habían disuelto la droga en la bebida.

– ¿La chica?

– Tu conquista lleva horas en la sala de interrogatorios. Un tipo al que no conocían les pagó para distraeros. Mediana estatura, bermudas blancas y una sudadera gris con una capucha que oscurecía su rostro. Acento español y dólares en efectivo. Coincide con la versión de la amiga. Una camarera del local y algunos testigos confirman la coartada.

– ¿Vamos? – Propuso Blake tras guiñar un ojo a las niñas que seguían enredando con él como referente de pálida expresión.

Karen Dómine se paseaba por detrás de la fila de sillas ocupadas. Las manos recogidas a la espalda, el cuerpo firme, el cuello estirado con un agraciado perfil en lo alto. El cabello azabache recogido en un moño centelleante.

– Entonces ¿Hemos de aceptar que Narciso ha regresado? – Preguntó a la sala.

– Eso sería espantoso, el comienzo de una nueva pesadilla – Intervino un asesor de Caja Madrid – Pactamos eliminar a Narciso por nuestra propia seguridad. Es de lógica deducir quién puede ser el culpable de esta situación.

Todos los ojos se clavaron en Marina Lébedev, la heredera rusa de origen asiático, dueña de la mitad del imperio de las empresas punto com. Asesora de investigación tecnológica en varias universidades norteamericanas y una de las mujeres más ricas del mundo.

Sin mover un rasgo facial, con las manos entrelazadas frente al rostro, manifestó. – Narciso fue eliminado con el beneplácito de sus abogados. No me hago responsable que lo que esté ocurriendo. Lo que un día comenzamos como un juego se nos escapó de las manos, sin embargo gracias a nuestro poder logramos detener nuestra perversa codicia. Narciso fue un capricho, una retadora apuesta que no pude rechazar. ¿Lo han olvidado? Aposté contra todos ustedes.

Un incómodo murmullo contagioso recorrió la sala.

Milla no tardó en localizar la casa de Alex Piédrola, alias el Araña, el pirata informático. La casa, más que un hogar tenía aires de castillo de papel. Blake se aproximó ojeando las ventanas, la puerta a medio abrir lo invitó a entrar – Ve por detrás – Sugirió a la detective.

Alex Piédrola – Avisó en voz alta – Somos de la policía, queremos hacerte unas preguntas. – El instinto le avisó de que algo no iba bien. Subió las escaleras y entró en la única habitación del piso. Sintió una corriente de aire y descubrió las cortinas agitadas, al desenfundar el arma tropezó con el cuerpo. – ¡Mierda! Tu debes ser el Araña. – confesó al cadáver levantándose del suelo. Sin pensarlo dos veces, saltó por la ventana, cayendo de pie sobre un pequeño y descuidado jardín.

Milla – Gritó. – Va hacia ti.

El tiempo volvió a ser su principal enemigo. Dos disparos secos rompieron el sereno atardecer. La detective Duluc cayó al suelo, a escasos metros de la salida.

– Estoy bien. No me ha herido. Huyó por ahí. – Señaló con el dedo.

Blake sonrió el gesto y enfundó la automática. La detective Duluc le había tomado por un superhéroe si creía que iba a salir corriendo tras el sospechoso. Sin embargo tampoco perdió el norte. – Llama a la policía local. ¿Le has visto? Dales la descripción, que pongan controles en las carreteras. ¿Tienes autoridad para todo eso?

– Creo que aunque la tuviera no resultaría. Esto es la Republica Dominicana.

Blake no entendió el comentario, aunque si el contenido. Ayudó a Milla a levantarse. – Estamos cerca. – Cercioró.

Un grito desgarrado acaparó la atención de uno y otro, venía de la casa. Cuando llegaron encontraron a una anciana sacudiendo el cuerpo del Araña.

La señora Piédrola , después de unos tragos de café con ron, compartió una información vital. Desconsolada, habló con rencor de las malas compañías de su hijo. – Narciso – Maldecía. – Ese es el culpable de todo. Yo le dije que lo dejara, que ya teníamos suficiente plata, pero él, con sus problemas con las drogas. Porque Alex era un buen chico. Narciso le obligaba a trabajar para él, le compraba las máquinas de Internet y todos estos trastos. El era bueno, lo que dijeron que hacía con los niños fue una asquerosa patraña de los vecinos, nunca se metía en líos, siempre encerrado en su habitación, siempre con el jodido Narciso.

Milla requirió la presencia del equipo forense de la capital. Después contactó con la policía de la Concepción de la Vega para pedir refuerzos, un juez y alguien de asuntos sociales.

A miles de kilómetros, Karen Dómine, asesora presidencial, citaba a Ovidio.

– La hermosísima ninfa dio a luz de su vientre repleto un niño que también entonces podía ser amado y lo llamó Narciso.


Anuncios
18 comentarios leave one →
  1. 20/11/2009 7:27

    Corto….soy el inspector…ón …shhhhhkkk…..¿alguién me escuch….ssshhhhhhh!!??
    Estoy sobr..pista..corto…¿Hay alguie´n ????……. MayDay Mayday…..!!!!!!

    Cuanta razón llevas Jusamawi………

  2. 19/11/2009 21:51

    Creo que tengo la solución. Sé qué significa. El enigmático texto quiere decir:

    “El que escriba el comentario número 18 será el próximo en caer”

  3. 19/11/2009 21:49

    Ej jpOf gt kIddd ñy gtyochkdr4nn, ffffdegf366.er yyh obvof o bvb ,vddfffd,hhjk.
    rtbsa serr hhjkyyoeocl .
    Gty ddfgtre4′ hty`èdfdfop, ptfavv eduard t uuptrp hhfgb dgbfghbg.
    vbbmnm gnbgfg432fhghhjhjkjyk. Jkltteroe blood xdcvcc.

    He recibido este mensaje hoy a las 9 de la noche. ¿Alguien puede ayudarme?

  4. 19/11/2009 15:31

    Yo me pido ser el consejero de banca suiza. Bien remunerado, eso sí.

    Ya perdonará, mi Clint. Ando sin vivir en mi, vagando por las calles con una carpeta bajo el brazo, llegando a mi humilde hogar de noche entrada, bastante cansado y ansioso de sofá… perdóneme. No se crea que porque usted escriba más que César Vidal yo no le voy a leer… soy de esos frikis que cuando tienen una mañana libre o una lluviosa tarde se cogen el portatil y revisan lo antiguo de las páginas amigas.

    Pero, coño, usted a lo suyo. Que veo que está on fire

  5. 19/11/2009 14:32

    Buf, como está el asunto…

  6. 19/11/2009 12:07

    X3: mensaje codificado en el jardín.

  7. 19/11/2009 8:55

    Alguien ha insinuadO en alguna parte que loS desaparecidos somos sospechosos ¿no seremos Víctimas? Yo diría que, al menOs en mi caso Y so penA de volverme Más sospechoso Aún, se TratA más bien de cobaRdíA. Sinembargo la Tentación de seguir leyendO puede más que el mieDo a la desgraci@. Ya no me fío de nadie, ni de mí miSmo ¡qué será de nosotros!

  8. 18/11/2009 22:21

    Si hay que ponerse a la cola para que te manten, aviso que tengo dentista a las 7. Lo digo por si me puedo ahorrar la visita que no tengo muchas ganas de ir.
    Una blogger.

  9. 18/11/2009 21:29

    OS VOY A MATAR A TOD@S

    Me han obligado a escribirlo, yo no…

  10. 18/11/2009 21:01

    No digas eso Eduard, digo, Saltamontes… sabes que no es cierto. Anne, las mujeres somos todas extremadamente prevenidas y previsoras, como debe ser. Por eso vivimos más que ellos…. incluso a pesar de que nos preocupamos más de lo necesario a veces.

  11. 18/11/2009 20:51

    M No te pongas así, no tenía espacio para hablar de tus habilidades en artes marciales, pero en el primer borrador sales dando un par de patadas al malo, después pensé que sería corromper el secreto del Templo Sao Li y temí tu venganza.
    Nunca la acierto contigo.

    Kung-Fu

  12. 18/11/2009 20:33

    Tengo otras armas…. de reglamento y fuera.

  13. JChef permalink
    18/11/2009 20:25

    Sigue eduard estamos en tus teclas…

  14. 18/11/2009 20:07

    Siempre he sido una ingenua y siempre lo seré. Ni se te ocurra serlo con tu detective!!!!, sin pistola.
    Una mujer prevenida vale por dos.

  15. 18/11/2009 19:25

    Fantosme, Fatosme. Era un truco para comprobar si me seguías o te habías cansado de leerme. ¿Qué te creías?
    Y no te fíes tanto de la detective, que no lleva ni pistola.

    Si no acabo pronto con la historia seré yo el próximo en caer.

    John Travolta

  16. 18/11/2009 19:13

    Eco de fanou: Así que soy de los malos? Los malos podemos ser peor que malos. Yo que tú no me fiaría de la detective Duluc.
    Fatosme , no Fantosme. Al no pronunciarse la s me estás llamando fantasma. Allá tú.

  17. 18/11/2009 13:53

    Así que soy de los malos? Y la próxima en caer?
    Al menos Monzón murió feliz, en un lugar hermoso, trabajando y sin percatarse.

  18. chrieseli permalink
    18/11/2009 12:19

    Emocionante. Apasionante. Maestro, este es su nicho sin lugar a dudas. Eco espera.
    un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: