Skip to content

NO-DO del FINDE

20/11/2009

PUBLICIDAD

CRÓNICA DEL SUBSUELO

Todo reducido a la dependencia. La estación de trabajo, impresora, scanner, altavoces, router, monitores, torres y el portátil, el niño bonito de la manzana. Enamorado de su eficacia, tratado con el máximo cariño y nutrido de las mejores aplicaciones. De repente, sin previo aviso, comienza a vacilar, un ruido similar al de un concurso de cocina donde preparar miles de diminutos huevos fritos, a las chispas de cientos de afiladores microscópicos en el disco duro, al crujido de las patatas en aceite hirviendo.

El pánico me invade, el terror es inevitable. Pienso en la cantidad de cosas que hago con él, en los trabajos pendientes, en el dinero que me costará arreglarlo, porque hay muchas maneras de perder a un ser querido, pero cuando su queja llega desde lo más hondo de las entrañas, el daño suele ser irremediable.

Tres años de vida y la desgracia se ha cebado con nuestra alianza. Nunca volverá a ser el mismo, lo sé.

Quizá puedan hacer algo los mecánicos, quizá los cirujanos, pero cuando te abren para examinarte, jamás recuperas tu antigua personalidad, te sientes violado y sucio. Compañero del alma, compañero.

¿Recuerdas el día que arreglé el cristal de la ventana, los dedos me quedaron sucios de silicona y luego al juntarnos quedaron adheridos a tus teclas, tuvimos que tratar el caso con terapia homeopática a base de agua caliente durante tres días, tres días que pasamos juntos día y noche, en la comida, en el trabajo, en el ocio, compartiendo el lecho conyugal. Animando con tus películas en las obligaciones maritales, la información meteorológica al despertar, las noticias, el correo. Cuánto hemos pasado juntos, y ahora; de súbito, la incerteza.

Pero, ¿Y cuando no existían los ordenadores? ¿Qué hacía? ¿Cómo vivía? ¿Quién era? Era yo sin duda, sin embargo algo cambió, ocupaba el tiempo en otras actividades.. ¿?… ¿En cuales? Tengo que esforzarme para recordar. ¿Estaré perdiendo cordura? ¿No concibo la existencia sin un ordenador personal? ¿Hasta aquí hemos llegado? Los tiempos cambian. Seguro, y nosotros con ellos, de ello hablo. De esa transformación deshumanizada que nos aísla y distancia, nos comunica y nos acerca dicen, que, como una droga, desinhibe nuestra idiosincrasia amparada en la clandestinidad, cayendo en la sartén que hace girar la tortilla en el aire, para que todos nuestros datos circulen con desparpajo por las redes sociales y  que las multinacionales puedan devorarlos.

Colgaré el último capítulo de Asesinos de Bloggers en honor a su sacrificio y el lunes será trasladado al Servicio Técnico Autorizado.

De paso sea dicho, aprovecharé la eventualidad por si las críticas vienen mal dadas.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. 22/11/2009 9:07

    Creo que has expresado mejor que nadie el sentimiento que me une a mi PC. Ya no sé si me he convertido en un periférico más y si a la larga tendré que conectarme directamente a él con un cable para evitar que me eche de su lado.
    Yo pasé la semana pasada por una experiencia traumática similar y lo solucioné con un joven informático que merced a una buena cena y unos euros con que salir de marcha me volvió a conectar al mundo virtual.
    Que la sort t’acompany!

  2. JChef permalink
    21/11/2009 14:37

    OMG!!! Ya sabía yo que tu búsqueda de la verdad iba a tener consecuencias…Eduard, entiendo tu desasosiego, pero has de mantener la calma pues como dice Anne, el iGod aprieta (y much€) pero no ahoga. E incluso, con un poco de suerte, puedes ser ungido con la gracia de que te den uno nuevo. No serías al primero al que le toca la manzana podrida.

    Keep the faith.

  3. 21/11/2009 10:38

    Eduard, no pierdas la esperanza, pasé por una situación similar. La angustia insoportable del pensador que no tiene rodilla donde apoyarse! No desesperes, Dios aprieta pero no ahoga, además de devolverme a mi compañero sano y salvo, no concedió un retoño. Un iphone superdotado.
    Eva mordiendo la manzana.

  4. 21/11/2009 9:04

    Yo sólo tengo mi pequeña manzanita. Nada de estaciones de trabajo, ordenadores de sobre mesa o discos duros externos. Si le pasase algo…
    M tiene razón, es una historia de terror.

  5. 21/11/2009 7:48

    J: Gracias por el presente, el encadenamiento de imágenes subliminales es evidente, acertado y veraz. ¿En qué nos estamos convirtiendo?

    M: Gracias por tus ánimos, por tu fe, por tu solidaridad. El asunto pinta feo, un aletazo metálico en los dientes, el corazón sobrecogido, la impotencia, snif…
    Supongo que habrá una salida, pero, ¿Cuánto costará? snif.., las lágrimas mojan el teclado, mis dedos tiemblan ante el mensaje de las letras, snif.., voy a encender otra vela, otra plegaria, otra súplica:
    Vuelve con papá.

  6. 21/11/2009 1:29

    Nada de lo que has escrito hasta ahora, nada de lo que nadie ha escrito jamás, ni Edgar Allan Poe, ni el creador de Chuckie III ni siquiera Gary Oldman en el papel del Conde Vlad sonó jamás tan terrorífico como esto que acabo de leer.

    Llego a casa medio muerta de cansancio, luego de dos jornadas agotadoras (y aún me espera la tercera) y me encuentro con esto, absolutamente…. espeluznante. Dan ganas de gritar de puro terror, de salir corriendo, de huír, huír, huír, hasta que se acabe la tierra que sostiene nuestros pies y entonces sólo caer, caer infinitamente en el abismo insondable de la nada, la oscura e interminable nada.

    No sé qué más decirte. He pasado por experiencias parecidas más de una vez. Mi niña de la manzana tiene menos de 3 meses así que acabo de pasar por una de ésas. Te entiendo y sé lo que sientes, te lo garantizo. También quiero que recuerdes, por si lo has olvidado, que no importa lo oscura que parezca ser la situación, debes mantener, inquebrantable, tu fe, hermano Eduard. Tu fe en que Nuestro Señor Jobs proveerá de mil formas, sus designios, ya sabes, son insondables, y que nunca, nunca, nunca abandona a sus ovejas. Que no es más que una prueba y que al final todo mal será para bien. Y que serás capaz de sobreponerte a cualquier adversidad que en este momento luzca más grande y poderosa que tú. Porque en realidad no lo es. Nosotros, los hijos de la manzana somos capaces de pasar a través de cualquier prueba y ver la luz al final. Siempre que no abandonemos nuestra fe en nosotros mismos, en nuestros hermanos y en nuestro Salvador.

    Sé que en esta hora oscura no ves la salida. Pero existe. Y se te revelará más temprano que tarde, ya lo verás.

  7. 20/11/2009 23:58

    No se debe regalar a dos personas el mismo regalo.Como a mí me gusta hacer cosas que no se deben hacer, voy a incumplir mi propia norma.Para que acompañes a tu blogger pensador, ahí va este pequeño presente.

    A la espera de la última entrega ,

    Zebulon McCahan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: