Skip to content

Asesinos de Bloggers 6

22/11/2009

Primero debía confirmarse la autenticidad del clon, un seguimiento y la calidad de la falsificación. Una vez efectuadas las comprobaciones, los jugadores tenían que suplantar a los verdaderos autores y apostar por el número de comentarios de cada uno. El rol empezó como algo sofisticado, arriesgado y diferente, excitante a razón de la suma de los envites.

Uno de los bloggers descubrió la trama a través de un componente del grupo. Una mujer divorciada que probó con el chantaje, a sazón de identificar al usurpador a través de su trabajo como tele-operadora en una empresa de comunicaciones. Fue una soberana sorpresa descubrir que se trataba de un famoso presentador de televisión.

La estrella mediática amenazó con hacer caer al grupo completo si nadie lo ayudaba a solucionar el problema. En una primera instancia se barajó la posibilidad de eliminarlo a él, sin embargo cabía el peligro que la sombra de la fama del locutor terminara por ponerles en peligro. Entonces, no sólo se decidió matar a la mujer, sino que adaptaron la solución para otras situaciones semejantes.

Después de tensas reuniones, al ser el propio presentador quien liquidara a la chantajista, la adrenalina ascendió a las cimas de la transgresión. El dinero de las apuestas con ella.

El objeto de la partida trasmutó de modo substancial, lo que antes era considerado un castigo después representó el premio más anhelado.

Los bloggers más tarde o más temprano detectaban un mal funcionamiento en sus blogs. En consecuencia, extraños suicidios, jamás relacionadas con la red, se sucedían en distintas coordenadas del planeta.

Acontecieron enfrentamientos en el núcleo duro del grupo, el asunto se les escapaba de las manos, no por meras cuestiones económicas, sino por el creciente apetito por matar. Hubo quien propuso convertir el juego on-line en un negocio. Un programa al servicio de los jugadores que quisieran apostar a través de la red. Las mismas reglas, con las cuales los participantes se ganaran el derecho a matar. La dificultad radicaba en, uno: clonar los blogs burlando a los autores, dos: los previsibles rastreadores informáticos.

– Yo puedo hacerlo.

Garantizó con acento ruso Marina Lébedev, inmóvil como una esfinge. La enigmática soviética de origen asiático esperó que sus palabras desataran el efecto deseado. Su figura ceñida a un traje negro de falda corta y posada al borde del asiento de la silla, causaron inmediata curiosidad a los hombres y cierto rechazo a las mujeres.

– Puedo fabricar un programa informático con nuestras reglas, que funcione con la experiencia de un crupier de Las Vegas emulando el juego tal y como es ahora. Puedo disponerlo para el absoluto anonimato y ejecutarlo desde cualquier lugar del mundo.

Así nació Narciso.

La sargento Maurer reclamó la presencia de Blake con urgencia.

– Es Bonnet. Dice que tienen al objetivo localizado en Europa. Te espera en Barcelona. Creo que ha disuelto al equipo.

– Pero si estoy sobre una pista. Aquí hay un sospechoso que si no es nuestro hombre es alguien que cubre sus acciones. Una conexión directa. Es el asesino de Monzón. ¿Cómo que ha disuelto el equipo?

– Escucha Blake. Hay un ambiente extraño en todo esto. Vino Bonnet con unos tipos y registraron tu despacho. No me huele bien. Deja que la policía caribeña se ocupe y vuelve a casa. – Vigiló que no hubiera nadie cerca – Te echo de menos inspector.

Blake nunca dudó de las intuiciones de Maurer. Ignoraba hacia dónde lo dirigía su suerte, pero sabía que era hora de regresar.

Narciso fue creado en el máximo secreto. La empresa fue un éxito. El programa se reconfiguraba con sus propios datos. Perfecto hasta el día que, conjurado consigo mismo, eligió una víctima por su cuenta y contrató a un profesional para el trabajo. Los esfuerzos por encontrar el error resultaron vanos. La máquina de matar que fabricaba millones de dólares corrompió las normas del juego.

A Milla Duluc le tocó hacerse cargo del caso del pirata y su asesino. Se despidieron en el aeropuerto de Las Américas con un sabor agrio en la memoria.  Unos chicos del FBI la esperaban en Santo Domingo.

Blake aterrizó en Barcelona a los tres días. Buscó alojamiento en un Hostal del Barrio Gótico y se echó a dormir. Despertó quince horas más tarde.

– ¿Maurer? Soy yo, estoy en Barcelona.

-Hola Blake. ¿Has llamado a Bonnet? No dejo de recibir llamadas suyas preguntando por ti. De repente se le nota nervioso.

– No te preocupes por eso. Hablaré con él. ¿Algo más?

Dos horas más tarde Blake se adentró en el centro de la ciudad, buscó una cabina telefónica y marcó el número de Bonnet. – ¿Aló? – Respondió el belga, al instante que hacía una señal al equipo de escuchas para intervenir la llamada.

– Tenemos que hablar.

Cuando colgaron, uno de los operadores levantó el dedo pulgar. – Tenemos una señal con un margen de cincuenta a cien metros. La segunda llamada lo ha posicionado cerca del mercado, en Las Ramblas.

– Mandar al tirador. – Ordenó Bonnet.  – Y seguidlo.

Blake caminaba camuflado entre la clientela y los turistas, paradas de frutas, verduras, pescados y viandas en derredor, los vendedores voceando los productos más frescos y baratos. Al salir por la zona de descarga Blake detectó a los dos hombres. Sin duda le seguían. Preguntas implícitas comenzaron a inundarle la mente. Aprovechó la puerta trasera de un restaurante para despistar a los perseguidores.

El taxi le dejó a una manzana de las oficinas, delante un edificio en construcción, vacío de trabajadores a causa de la crisis inmobiliaria. Blake penetró en él y sacó el móvil.

– ¿Bonnet? Soy Blake. ¿Qué ocurre? ¿Por qué me están siguiendo? Es cosa suya, ¿Verdad? ¿Qué se trae entre manos Bonnet? ¿Qué significa este giro en el caso?

– ¿Dónde está inspector? Venga a la oficina y hablaremos.

– ¿Quién es Narciso? – Soltó Blake a la espera de reacciones.

En el despacho donde escuchaban la conversación en abierto se hizo el silencio. Karen Dómine y Marina Lébedev intercambiaron miradas. La segunda se mostró irritada. – Podría arrastrarnos a todos. – Aseguró.

– ¿Quiénes son las damas Bonnet? Esta usted muy bien acompañado.

La sorpresa les cogió desprevenidos, Dómine fue la primera en acercarse a la ventana y descubrir la silueta en el quinto piso, entre columnas y ladrillos arrumbados.

– Maldito gusano. Nos ha visto.

La asesora presidencial posó sus ojos en Bonnet.

Jean Paul Bonnet giró la cara hacia el tipo que esperaba en un rincón del despacho con un móvil en la mano, el cual se acercó a la mejilla para pronunciar un corto mensaje.

Blake recibió dos certeros impactos por la espada, corazón y cabeza. Murió sin alcanzar a comprender quién era Narciso.  Y lo peor, no logró detenerlo.

Anuncios
22 comentarios leave one →
  1. 25/11/2009 19:50

    Perdón, te traía un regalito por mi santo y se me quedó en el teclado. Aquí está. Gracias por la oportunidad de redención….. aunque ahora con el último post que has escrito, ya no estoy tan segura. Creo que estoy en medio de una disyuntiva existencial. ¿Qué haré? ¿Decidiré tomar el camino de una Santa o el de una Pérfida Mujer? Difícil elección, muy difícil.

  2. 25/11/2009 19:29

    Grazie mille, maestro! Bacio per te.

  3. 25/11/2009 15:42

    Ciertamente, Karen, ser asesora presidencial te queda bordado a la bandera. Esgrimes una oratoria tan envolvente que es un placer leerte.
    Las gracias, como ya dije antes, os las debo yo por haber sido animado por el mejor club de lectores del planeta Blog.
    El honor mío por haberme dejado orquestar los perfiles psicológicos como quise, sin salpicar las cubiertas.
    Y no olvides que las villanas, perversas, bellas y poderosas, tienen subyugados a todos los hombres del planeta.

    Congratulazioni per la tua santa.

    PD Quizá haya suerte con el MacBook

  4. 24/11/2009 20:23

    Eduard, querido, perdona la tardanza, pero me ha tomado una eternidad poder regresar al mundo real, ya sabes, despojarse de vestuarios, maquillajes y parlamentos…. no es tarea fácil. ¡A veces son tan adherentes!

    Aparentemente está todo dicho. Por tu lado y por el nuestro y éste parece ser, efectivamente, The End. Es una verdadera lástima.

    Como Monsieur Le Chef, quiero darte las gracias por haberte tomado ese trabajo con tanta seriedad, entusiasmo y profesionalismo, sólo por amor al arte y a tus amigos. Naturalmente, con un motor como ése impulsando un talento como el tuyo era imposible que el resultado fuera menos que esplendoroso. Los toques gráficos –incluyendo las siluetas– fueron, como siempre, el complemento perfecto que le dio a la historia ese matiz tan tuyo, ya sabes, el perfume exquisito aquél, de la vainilla, para un buen tabaco caribeño, húmedo y dulzón, como debe ser.

    Con respecto al honor inmerecido… tratándose de un escritor de tu estilo, definitivamente fue un gran honor tener un papel en tu obra, aunque fuese el de un ser deleznable. Nunca había tenido una experiencia así en toda mi vida y te confieso que no me disgustó en lo más mínimo una vez pasado el shock de la sorpresa. Ahora puedo entender mejor ciertas predilecciones de ciertos amigos por los villanos, a cuál más amargo, que anteriormente me parecían inconcebibles.

    Desconozco por completo el negocio editorial, pero dependiendo de tus propios intereses y objetivos en la vida, yo apostaría a que podrías llegar muy lejos en él, si quisieras.

    A più tardi, maestro!

    PS: Un beso y mis mejores deseos de una pronta recuperación para tu MacBook.

  5. 24/11/2009 10:44

    Buenos enlaces que te agradezco, pero lo que guardo para una posible edición en una novela temática de denuncia, lo que implica determinado tipo de editorial. Donde todavía es más fuerte el amiguismo y tráfico de influencias. Si la editara por mi cuenta terminarían por fusilarla aún habiéndola registrado.

    Es por otro lado un ignominioso acto que consumó mi gobierno en los 80, con datos y fechas. Un asunto un poco escabroso, con el cual no todo el mundo estaría dispuesto a arriesgar.

    Gracias por tu interés, rápido como el rayo.

    Clint

  6. JChef permalink
    24/11/2009 9:16

    P.S: Registra Asesinos de Bloggers

  7. JChef permalink
    24/11/2009 9:15

    “La detective extendió un fax sobre la mesa. – Lo recibimos hace seis horas – Era un informe de la DEA, un cadáver de idéntico perfil en Monterrey, México. –” ¡¡Me matastes en la 4º entrega!! ¬¬ ¿cómo me hicistes eso?

    Ahora en serio, gracias por la mención. No sé cómo no me dí por aludido si frecuento tanto la blogosfera mexicana que me van a dar la doble nacionalidad. Pero, aunque pueda parecer otra cosa, somos compatriotas. (Al oído) Y si le preguntas a mi IP, lo comprobarás, pero no se lo digas a nadie 🙂

    Y gracias a tí, por habernos hechos partícipes de esta aventura que tan acertadamente has narrado e ilustrado.

    Bueno no te entretengo más, oigo que llaman a tu puerta

  8. 24/11/2009 8:32

    Ciertamente Chef, ha sido un trabajo que me ha llevado de cabeza. No obstante, aunque haya sido una liberación acabarlo, lo he escrito por y para nosotros. Ello es lo que me ha animado día tras día a romperme los cuernos, a merced de vuestros comentarios podría decir que lo hemos escrito juntos.

    Tal vez llegue el día en que algún listo la retoque y haga una novela, un guión para Tarantino o qué sé yo. Ahora si existe una base estructurada para escribir sobre ella, expandirse y demás. De momento, como no llame a mi puerta un editor, no creo que ocurra el milagro.

    Gracias también por fijarte en las ilustraciones, eres de los pocos (No el único) que las comenta, supongo que, viendo tu blog, le das la merecida importancia a la presentación e imagen.

    Por cierto, hizo una pequeña alusión a tu persona en el relato. Como no dispongo de más datos me referí a un blogger asesinado en Monterrey. (Floja la referencia, lo admito)

    Y como bien dices, ¿Quién sabe?

    Bon profit, noi (Catalán)

    Capitán Walker

  9. JChef permalink
    23/11/2009 21:49

    Me imagino lo que ha tenido que ser escribir a contrareloj y “por encargo”, pues así es difícil inspirarse y tú lo has estado. Y eso, en mi opinión, no lo logra cualquiera.

    Por eso te estoy agradecido por los buenos ratos que me has hecho pasar no sólo con su lectura sino con el juego que ha generado.

    Entiendo que sea en lo último que estés pensando ahora que has logrado “liberarte”. Pero, quizás, sin las prisas, las limitaciones de un blog, la carga de las imágenes etc, podrías utilizar estos seis capítulos para desarrollar un novela. Y quién sabe a lo mejor…

    Un abrazo.

  10. 23/11/2009 21:20

    El comentario Nº 13 está cerrado por obras.
    LA EMPRESA

  11. 23/11/2009 20:49

    Una lagrimita se me ha escapado. Por Blake y porque se acabó la historia.
    Siempre nos quedará Narciso.
    Saludos

  12. 23/11/2009 20:47

    To be continued….

  13. 23/11/2009 19:22

    Reconozco que has estado hábil en el epílogo, todavía mejor en lo de la firma, ha sido un truco magistral “Blake”, ¿O debería llamarte Narciso?

  14. 23/11/2009 18:17

    Aquí llega el último héroe.Me permito ser el epílogo.Lo sabía todo desde el principio.¿No os lo creéis?Demostradlo.
    Es cuco este Edurad.Nos ha dejado un final abierto para tenernos entre las cuerdas y acabar con nosotros cuando le venga en gana.

    Entiendo lo de la obligación gratuita.Fue bueno mientras duró.Es triste venir a leer el siguiente capítulo y no encontrarlo.

    Dos de nada a tus gracias.Uno porque lo he leído y el otro porque me ha gustado.

    Blake ( alguien de los dos miente)

  15. 23/11/2009 17:15

    Agradezco halagos, elogios y mentiras de todo corazón, pero debo confesar y confieso que maldije la hora en que decidí capitular la historia, pues se convirtió en una obligación gratuita. Tuve que improvisar sobre la marcha, sin ninguna base estructurada, sin la menor idea para el próximo capítulo ¿Fácil? Aquí dejo el guante para quien quiera recogerlo.
    Para colmo, el portátil enfermó y tuve que precipitar el desenlace. De no ser así hubiese dilatado un poco más el final, incluso caracterizado más a los personajes, alto, ojos azules, caspa, guapa, estrabismo, etc. La sargento Maurer podría haber venido a Barcelona, más etcéteras.
    ¿Novela? Tengo algo parecido de más de 300 páginas, eso si fue duro, igual la reescribí otras 300 veces, repasé, corregí, releí, + etcéteras. Historiar 300 páginas Dy4 no es moco de pavo.
    Un editor. Lo que todos soñamos.
    Lo más cierto es la sensación de que podía haber quedado mucho mejor, pero las limitaciones de tamaño (Para no hacer pesadas las entradas) el tiempo que no tenía y las ilustraciones, impidieron un relato más trabajado.
    De todas maneras, gracias a quien la haya leído y gustado. Unos héroes.

    Blake

  16. JChef permalink
    23/11/2009 16:57

    Plas, plas, plas (aplausos) Me quedo con ganas de más. Y como ya te han dicho JM y chrieseli, tiene que salir una novela.

    P.S: La ilustración del Clint-eduard, me encantó.

  17. 23/11/2009 16:08

    AAAAAAAAAAARRRRRGGGGGGGGGH!!!!!! ¡¡¡¡¡Se me acaban de borrar cuatro párrafos!!!!!!! Bien, trataré de reconstruirlos, no hay remedio.

    Decía que lo bueno es que no soy la única. Anne tiene preguntas, JM y Chrieseli ahora quieren una novela, Fanou no cree/quiere que sea el fin y Karen, bueno, no es tan fácil de descifrar, pero es posible que además de estar anonadada por ser la asesina, o cómplice (al fin y al cabo es lo mismo), lo esté porque se terminó tan intempestivamente.

    Es más, me atrevo a predecir que el profesor concordará con JM, aunque agregará algo de su cosecha especial; que Charlotte lo hará por igual con Fanou…. aunque tal vez Fire suscriba las preguntas de Anne; que el Chef dirá que ya lo sospechaba hace tiempo, pero que temía por su vida, aunque trató de advertirte a tiempo; que Iñaki dirá algo completamente extravagante y fuera de lugar para finalmente secundar a Fanou y que Micro, luego de felicitarte y analizar brevemente la forma, también querrá más, en sus propias palabras.

    Sí, lo sé, soy insoportablemente atrevida.

    El caso es que hay consenso. ¡Queremos MÁS! Respecto a Blake, pues, ¿qué te digo? Fue un duro golpe, era un tipo tan agradable… La rusa y el holandés me cayeron mal desde el principio, pero Eduard… ¿¿¿Karen??? ¿Estás seguro? ¿Lo pensaste bien? Claro, me imagino que no puede esperarse otra cosa de alguien que orgullosamente firma “Lucrezia Borgia” y habla en italiano…. pero… no sé… me da escalofríos de pensarlo. No sé qué voy a hacer cuando la vuelva a ver.

    ¿Tienes novedades con tu niño manzana? Espero que hayan y buenas. Besos.

    PD: ¿No se permiten posdatas en las novelas? ¿Un epílogo aunque sea?

  18. 23/11/2009 11:37

    Anonadada estoy.

  19. chrieseli permalink
    23/11/2009 11:27

    Maestro. Simplemente este es tu tellos. Concuerdo con JM en todo lo ancho y amplio del comentario. Enhorabuena. Y después dices que no tiene magia. Un gran abrazo.

  20. 23/11/2009 10:20

    ¿Es el fin? No! No puede terminar así…
    ¿Vamos a ver a una intrépida Maurer tomar cartas en el asunto?

  21. 23/11/2009 9:41

    Dejese de capítulos y parta hacia una novela… lo tiene todo: papel, cabeza, pluma y tiempo.

    Sería un desperdicio que no lo hiciese, Clint.

    Y reserveme un sitio en primera fila en su presentación.

  22. 23/11/2009 8:29

    Primero, constatar que tu texto es de una factura impecable. El estilo conjuga precisión y acción en perfecta armonía. Menudo rollo te estoy soltando!
    Segundo, muerto el perro se acabó la rabia. Que hacemos ahora sin Blake? Que hacemos ahora con Narciso?
    Cuídate.
    Ann…onimus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: