Skip to content

Jurisprudencia Power

10/01/2010

True History

Como cada sábado, iras a por la limosna, te abrirán la puerta, te dejarán pasar hasta el salón, preguntarán cómo estáis. Harán como si nada.

Tragarás con lo que te digan, reconocerás tus pecados ante sus prejuicios, asentirás sumisa y aceptarás los billetes contados, la bolsa de ropa usada y la comida congelada.

Tu hombre era buena gente; expresarán conjurando la compasión, pero las malas compañías; capitularán en un suspiro. Y te recordarán, como cada sábado, la advertencia más odiada, a la práctica ya obsoleta e inútil: “Ya te avisamos”

Pasan los días, ya es verano y los pequeños esperan con alegre candor las vacaciones. ¿Qué vas a hacer?

Sacar fuerzas de donde no las hay. La pequeña te preguntará por papá y tu, de nuevo, mentirás.

Todo está gris hoy. Mañana lloverá.

Él te espera. Tienes un vis-a-vis, contacto físico y carnal. Te preguntará si fuiste a ver al abogado. Aquel por el cual te dejas someter a cambio del trabajo de limpiadora en las oficinas de la empresa que regenta. El salario extra que te permite llegar a fin de mes.

Amaneció domingo. Que tu hombre no note que lloraste la noche entera. No tienes fuerzas, pero las inventarás. Tiene que verte guapa, contenta y arreglada, deberás hacerle feliz por unos minutos. ¿Podrás?

Al eyacular descubre tu llanto, ¿Qué pasa? ¿Hay otro? No puedes hablar, te vienes abajo, debes marchar, correr, necesitas huir lejos, muy lejos.

En plena ofuscación, él olvida preguntar por los niños. Esta noche no pegará ojo, pensando por qué no preguntó, recogido sobre el catre de la celda, sintiendo la vida derretirse como gelatina caliente entre los dedos de sus manos.

Dos años, seis meses y un día por culpa de una defensa sin oficio ni beneficio, a resultas de un estúpido empujón a la puerta de la discoteca, un policía empleado de portero, una mala caída, un testigo falso. El juez deniega los fines de semana, un magistrado represor de la vieja escuela, fantasma del poder judicial.

Es lunes por la tarde, piensas en ello mientras el letrado te manosea los pechos enganchado como una enorme sanguijuela a tu espalda. No es hombre suficiente para mirarte a los ojos. Te despoja de tu dignidad para, al agacharte, penetrarte por detrás; es un puto enfermo, astuto y perverso; tiene sus razones pues está felizmente casado.

El contrato con el abogado está basada en los principios de independencia y libertad. Principios de confianza y de buena fe presiden las relaciones entre cliente y licenciado, lo cual está sujeto al secreto profesional.

Es penalista y cuando termina te recuerda la clase de colegas con quienes juega a las cartas los viernes a la noche.

Excusa mi sórdido lenguaje, es por hacerte reaccionar.

Mi consejo es transparente como el agua clara, sincero y puro:

¡Busca venganza!

Mi veredicto no es distinto:

¡Mátalo!

Tu amigo del alma; que te espera, ɭuciʄer.

Anuncios
14 comentarios leave one →
  1. 15/01/2010 11:22

    Perico & Locomer: De un modo más o menos racionalizado habéis coincidido en la esencia del problema más grave e importante, lo cual podríamos denominar el peso de las consecuencias. Las que sufre un tipo común y numeroso de parejas sometidas a referidas consecuencias, los niños, quienes a largo plazo pagarán con creces esta tragicomedia mundana.
    Un drama que los medios han situado en formato de show con programas televisados de desgracias en directo, situaciones que esconden tras la cortina del espectáculo, los efectos secundarios expuestos aquí como relatos “¿ficticios?”.

  2. 15/01/2010 1:48

    la propuesta de justicia de lucifer empieza por una presentación sin contemplaciones de una realidad que somete y ahoga,
    muchas respuestas tiene esa propuesta, sobre todo teniendo en cuenta que hay niños por el medio, sin perder de vista al abogado mal nacido,
    sigues sacándo los colores a todos sin excepción y mi color grita: HAZLO; MÁTALO!!!! (pero que parezca un accidente)

    salut company

  3. Perico permalink
    14/01/2010 23:20

    El mensaje es de Lucifer porque si lo mata deja a los dos niños en absoluto desampara y a cargo de instituciones aún mas horrorosas.
    En realidad el cuadro exagera la violencia de género y clase para nuestra hipócrita sociedad. Fuera de la voz infernal, ¿Acaso puede acudir a los juzgados de reciente creación? ¿Puede asegurar que la están violando?.
    El penalista la trata como a una putona verbenera al servicio de lo que se le antoje.
    Yo creo que Eduard coloca a la personaje en el absurdo cotidiano de muchas mujeres que no poseedoras de bienes ni recursos, las pasas por éstas o aquellas en condiciones semejantes… por desgracia muy frecuentes.

  4. 14/01/2010 9:47

    Que gran cuento, que gran parábola, realidad y eterna verdad. Todo gira en torno a esa línea divisoria entre el bien y el mal. Hate and love. Yo lo llevo escrito en los dedos del alma.

    El Predicador

  5. 13/01/2010 22:26

    Amor y odio llevaba escrito en los dedos Robert Mitchum en La noche del cazador. Amor y odio destilan las teclas de tu ordenador.¿Tú que llevas escrito en los dedos?

    Charles Laughton

  6. 12/01/2010 15:20

    Llevas toda la razón chrieseli, sigues en la lista de mis labores (Sabes demasiado). No te apures que pronto tendrás noticias mías; más pronto que tarde.

    ĹuciƑ℈℞

  7. chrieseli permalink
    12/01/2010 15:03

    Por alguna razón no había visto este post y por esa misma razón es que te comento tarde y no seré original ni única, ni seré recordada. Mezquindad y crudad verdades a la luz de los sentimientos primigenios de los que nos llamamos humanos.
    Sabía que te había visto antes, supongo que cargas mi carta aún, Luci. No te olvides de nuestro pacto.
    Nos leemos

  8. 12/01/2010 8:40

    ¿Por qué somos tan mezquinos y perversos los humanos?
    Construimos el mundo como queremos y mira lo que hacemos. Todos tan pretendidamente buenos y sin embargo…
    Siempre me haces pensar en estas cosas.
    Grande, grande tu escritura.

  9. 11/01/2010 20:29

    ✔Me gusta que te gusten y que las entiendas como lo que son. Y, desde luego, llevas toda la razón en lo del virus del mal, aunque soy hombre de fe y siempre guardo la esperanza de que muchas ramas pueden enderezarse por muy duras que sean.

    Força Barça

  10. 11/01/2010 13:22

    Me gustan estas historias en las que pintas una sórdida realidad que está oculta tras un velo de justicia.
    Dudo que la bondad transforme o modifique el comportamiento de otro. Pero seguro que la maldad “s’encomana” rápido
    Me ha impactado lo de true story
    Salut

  11. 11/01/2010 12:50

    Anne, cada día te balanceas más entre el bien y el mal. El día menos esperado descubres mi verdadera identidad.✡
    ɭucɨ.

    Winnie, el agridulce normalmente es lo más demandado en los restaurantes chinos. Gracias por darme los Buenos Días.

    Luis, viniendo de ti es más que un halago un honor.

  12. 11/01/2010 9:31

    Muchas gracias por la visita. Espero que lo demás vaya bien porque de escritura ya veo que sigues sobrado de calidad.
    Un cordial saludo.

  13. 11/01/2010 8:23

    Me dejas en un estado agridulce…pero me ha gustado…Besos y feliz lunes

  14. 10/01/2010 23:23

    Me gusta mucho la voz del narrador, un ser supremo que lo ve todo. Suele ser divina, pero contigo, como no podía ser menos, pertenece a Lucifer. En cuanto al imperativo es todo un acierto.
    Estoy de acuerdo, ¡Que lo mate!
    Una lectora en espera de un desenlace donde se imponga justicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: