Skip to content

La Sonrisa de la Muerte ☠

03/02/2010

The Smile of the Death

“El jinete pálido cabalgó entre las sombras de la noche sin detenerse un instante, y al amanecer, después de un corto reposo para tomar refrigerio, continuó con la persecución. Atravesando tierras de sembrados con trigo reseco presto para la siega. Cruzando verdes praderas surcadas por vivarachos riachuelos. Penetrando en bosques de pinares grandiosos y en cuyo suelo nacía con abundancia la mandrágora y la datura. Jinete y yegua ascendieron y descendieron escarpadas montañas bajo el planear morboso de los buitres, serpentearon por espinosas veredas, franquearon los territorios del lobo. El jinete habló con pastores y a la gente que se cruzaba le decía que era el Secretario de la Muerte en busca de un fugitivo que logró escapar de la soga.

– Lo delata la herida del cuello causada por el esparto. Durante el atardecer, el olivo yace triste sin un ahorcado. Si lo vieran, harán el favor de avisar. Estoy de servicio las 24 horas, laborables y festivos.

– ¿Y si no?

Preguntó el que moriría aquella misma noche de un ataque al corazón.”

Vázquez me despedirá después de esto,Pensó el autor del cuento.Y con una semana de retraso. Estoy acabado.

Fue a la cocina, se sirvió un vodka con limón y hielo y cogió el paquete de Malboro escondido en el armario de las sartenes todavía por estrenar.

De regreso al escritorio, releyó el cuento mientras se tomaba la copa y se fumaba un cigarrillo. Esperando dar con una señal que no llegaba ¡Esto es una puta mierda!Exclamó en voz alta, antes de romper a reír de puro nerviosismo.

“De servicio las 24 horas.” Profundo y desgarrador. Ironizó.

Sabía que no le quedaba tiempo para escribir otro relato. La revista entraba en imprenta en unas horas. Dudaba si inventarse una excusa tan increíble que por ello fuera imposible de desmentir o enviarlo tal cual y esperar el desarrollo de los acontecimientos. Si bien, el teléfono seguía descolgado y en obligado desempleo.

A la tercera vodka con menos limón y sin hielo, media docena de cigarrillos y un par de ensayos que no pasaron de las seis líneas, la frustración mezclada con el alcohol motivó una ilusión fraudulenta. Volvió a releer el primer manuscrito sin lograr contener las carcajadas al llegar al desenlace, donde decidía la suerte de un campesino contestón con un infarto de miocardio.“¿Y si no?”Dijo riéndose de su estúpida improvisación.

Al terminar con la cuarta copa, decidió echarse en el sofá a descansar unos minutos. La somnolencia lo llevó hasta un extraño sueño, el sueño hasta un lejano paraje.

Fue la asistenta quien encontró el cadáver por la mañana. El diagnóstico fue de unánime dictamen para los miembros del equipo de urgencias.

Infarto fulminante

Reedición Extendida

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. 25/02/2010 9:58

    Estas comparaciones metafísicas con Cortazar y Borges me agradan de sobremanera, pero tamaña adulación es incompatible con mi realidad. Si bien, con todo el corazón te agradezco el piropo: es más que mucho para mi.

    El sobrino de los Palotes

  2. 23/02/2010 23:10

    También podría tu frustrado escritor haber despertado después con resaca e inspirado por el sueño de su propia muerte contar su propio infarto y el diagnóstico de su fallecimiento.

    Ficción y realidad. Una delgada línea las separa.Tú como Cortazar y como Borges la utilizas para confundir a tus lectores.Bien hecho.

    El tío Perico

  3. 11/02/2010 12:13

    Primero me llevas a mi pelicula favorita de todos los tiempos, Sleepy Hollow , y después me rematas con un final asi?

    no comment querido, no comment

  4. 06/02/2010 18:59

    La literatura dentro de la literatura.. algo parecido a lo que pasa en “La continuidad de los parques” del gran Cortázar. Lo “ficticio” se acaba comiendo lo real. Me ha gustado.

    Un saludo.

  5. 04/02/2010 12:22

    Ayy, Chries-rezas, di tantas vueltas circulares que terminé por marearme, tan simple y explícito como lo cuento, transparente para el buen entendedor. Y tantos gatos con sus nombres, veterinarios, partos y celos, y también terminé por cuidar el patio de casa,(Cuando no riego, por la noche oigo llorar a las plantas con sus flores) y a escribir relatos y cuentos sin ningún objetivo concreto, supongo que para gente como yo o de ideas similares. ¿Quién sabe? ¿Quién soy yo para saberlo?

    Gracias por tus ánimos y tu tiempo.
    Abraçada

  6. 04/02/2010 11:53

    Hubo un tiempo en que creí que la vida funcionaba de esa manera, en distintos planos, donde se podían personificar distintos roles. Luego, comprendí que lógicamente no daba, sin embargo, después de leer teorías respecto a la circularidad del tiempo, decidí no leer más teorías y concentrarme en el día a día, plantar árboles, criar un gato y escribir un blog.
    Un gran abrazo

  7. Perico permalink
    03/02/2010 22:22

    Buen relato; corto, literario y clínico.

  8. 03/02/2010 21:57

    Usted vestido de romano en Astorga… jojojo… eso si que da para un relato. Lo que no sé es si tirar por lo erótico o por lo cachondo… Aunque ahora supongo que estará en època de calsot recuerde que siguen en pie las magras en Tellerda

  9. 03/02/2010 15:16

    Ya que estamos y dices que eres bruja sin escoba, si me dices donde empieza la ficción y dónde termina la realidad te ❆ recompensaré ❆ con una aspiradora de cien caballos y propulsores aerodinámicos, ordenador de a bordo, GPS, miles de recambios de cepillo y pinceles para los rincones más escondidos, sin olvidar el perfume a Loción de Afeitar que deja el desodorante reciclable.

    Merlín

  10. 03/02/2010 14:49

    Me encanta! La ficción inventada por un escritor, quizá más que inventada, presentida, caminando en paralelo con su realidad y uniéndose en un desenlace tan rasposo como el esparto. Aunque no te lo puedas creer esta mañana he empezado a escribir un pequeño relato donde el protagonista es un escritor. Coincidencias de la vida!
    Una bruja sin escoba. Se me ha roto.

  11. 03/02/2010 14:40

    Me gusta que te gusten, pero al tener mucho de lo que te gusta, el gusto es más mío que tuyo, el gusto y la burla de uno con consigo mismo.
    El ritmo lo establece el tamaño del contexto “literario”. (Abstenerse de buscar otras variantes)

    Salut companya

  12. 03/02/2010 13:47

    Me gustan las introducciones que te llevan por un camino mientras la historia va por otro para reencontrarse al final. Tambien me gustan estos diálogos que se establecen con uno mismo para explicar una historia y más me gusta que el autor se burle de uno mismo.
    Ya ves, tiene mucho de lo que me gusta.
    Salut (a ritmo de los siete magnificos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: