Skip to content

▶ MalaSombra en Barrio Sin Madre

09/02/2010

PRIMER PLANO

Yazmín lloraba su cruel desconsuelo acurrucada en la esquina del cuarto, en soledad y arrepentida, frustrada por haber sido tan ingenua, por haber creído que delatando a su amigo obtendría el favor de sus captores.

SEGUNDO PLANO

Hay que avisar al juez de guardia y a MalaSombra; el inspector es quien lleva el caso, de hecho puede que fuera este desgraciado a quien intentara salvar la vida.

Hablaban al otro lado de la cuneta, la carretera cortada por los coches patrulla, el impacto de las luces de emergencia bajo la bóveda celeste se reflejaba en el polietileno que cubría el cadáver, a siete metros del frenazo trazado en el asfalto.

De la ambulancia descendió una pareja de médicos apresurados por cumplir con su labor. Uno de ellos, la mujer, al levantar el cobertor por una esquina y ver el rostro de la víctima, no pudo ocultar la sorpresa.

Es el hijo de mi hermana. Dani. Dios mío. ¿Cómo ha ocurrido?

Joder, Amanda, lo siento, si quieres espérame en la ambulancia. Ya me ocupo yo. Uno de los enfermeros, en pie tras ellos, respondió a la pregunta de la doctora. Según los de Tráfico cogió la curva a mucha velocidad y no tuvo…

¡Pero!.. ¿Qué me estás contando? Mi sobrino no tenía moto. Jamás pudo montar en bicicleta por culpa de una deformidad congénita en la cadera.

TERCER PLANO

La Redada se realizó a las once de la mañana, cuando las limpiadoras abrían las puertas para que los polis listillos se colaran sin las pertinentes órdenes de registro, los agentes de MalaSombra localizaron a la menor, a la madre y a unas bielorrusas recién llegadas. Al negro que vigilaba cuando cerraban al público lo arrestaron por poseer antecedentes de Tráfico de Blancas.

El reglamento prohibía a MalaSombra interrogar a la menor. Sentado frente a su madre Sabina Chéjov en una mesa del rincón, probó a intimidarla.

Nosotros hemos venido por un soplo anónimo. Posiblemente de algún hijo de perra de dentro a quien no le importáis una mierda. Debes decirme con quién habló tu hija. Piénsalo, el soplón solamente denunció vuestro numerito porque interviene una menor en un local que es una guardería, pero solo existe una acusación con nombre y apellidos: los vuestros. Os separarán. Asuntos Sociales te apartará de tu hija y a ti te meterán en prisión un par de años, y cuando salgas te deportarán a tu país.

Las lágrimas asomaron para esparcir el rimel negro de sus ojos. MalaSombra sintió compasión, pero debía mostrarse duro. Correría la sangre y aquella pequeña zorra era tan ignorante de su propia ignorancia, que su conducta inconsciente arrastraría hasta una muerte segura a su protector.

Apoyado por su compañera, la detective Lola, el inspector insistía en que les proporcionaran un nombre, el del tipo que habló con la niña. Antes de que lo maten si sois tan amables, suplicó con vertiginosa ironía.

CUARTO PLANO

Su pelo sedoso se aproximaba al blanco perla, largo y fino, en armonía a la piel pálida que guarecía sus huesos aún en desarrollo. Daban ganas de arrebujarla entre los brazos y con su inocente beneplácito, jugar con ella.

Eso pensaba Dani cuando la penetraba desde atrás, recargolando los mechones de su melena entre sus dedos, acariciándola con delicadeza y distraído cariño. Todavía no se había dado por enterado que se había enamorado de una menor que ofrecía sus servicios sexuales junto con su madre a cambio de dinero, en una cama redonda giratoria y rodeada por espejos, con el morboso reclamo del parentesco genético.

Llevaban cuatro sábados yendo. Dani y Mateo. El segundo era más simple, primitivo y, por ende, práctico, quizás a causa del pasado que lo perseguía y no podía obviar.

Los primos ignoraban las circunstancias que habrían empujado a madre e hija a embarcarse en semejante aventura y pasaron de hacer preguntas, lo cual hacía más fácil cumplir con el trato, ayudados con la desinhibición originada por las dosis de cocaína que se adjuntaban junto a la copa; todo incluido en el precio por detalle de la casa para quienes repetían.

Sobre los 2X2 metros de cama esbozada con delicadas sábanas de rojo satén, culminaban sus fantasías sexuales los hombres que pagaban bien, complacidos por los secretos de un sexo maduro y experimentado, encantados de poseer el cuerpo tierno de una muchacha, para luego quedar totalmente idiotizados con el número estrella, al conseguir ver amarse a madre e hija.

El vínculo creado entre ellas y los primos había de romperse por amor. Una relación tan perfecta para Mateo y Dani junto a las dos mujeres, las dos horas de cada sábado gozando en su burbuja privada. Ellos ganaban, ellas ganaban, sus jefes ganaban, todos obtenían lo que querían.

Yo te sacaré de aquí, tengo un piso donde vivo solo. Es de mi hermana pero lo tengo yo. Podemos quedarnos el tiempo que queramos.

Julieta; el nombre de guerra de Yasmin, reía con dientes de un blanco puro, sólo sus ojos rompían el esplendor que reflejaba tanta blancura, de un azul esmeralda muy claro e indefinido, llegando a transmutar hacia un gris verdoso al anochecer.

No puedes quedarte aquí. Esto no es para ti. Te ayudaré a salir de esta mierda. Me haré responsable de ti. –Así fue la primera y última declaración de amor de Daniel.

♥♡❤♡♥

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 11/02/2010 1:12

    Wow…

  2. 09/02/2010 20:00

    Estremecedor relato de una realidad. Nuestra sociedad tapa debajo de una mullida alfombra lo que no quiere ver, y lo que no ve llega a convencerse de que no existe. Las víctimas y los verdugos merecen lástima y repulsa sin distinción.
    Salut

  3. 09/02/2010 18:43

    Tremenda bajada a los bajos fondos y sin diccionario calé!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: