Skip to content

▶ Crimen Perfecto en Bienestar Social

21/03/2010

Crimen Perfecto en Sociedad Casi Perfecta

Para Olga García haber conseguido el empleo como asistenta social había sido lo mejor que le había ocurrido desde su licenciatura como psicóloga. Llevaba un año trabajando en el Centro y, profesionalmente, se la consideraba una buena terapeuta. También había arreglado las cosas con Michael, yéndose a vivir en pareja al hacer oficial y público su compromiso. Sólo había un problema. Olga no podía tener hijos.

En el trabajo pronto destacaría por el cariño que mostraba con las jóvenes encinta, implicándose para lograr el máximo de ayudas de la administración. De tal modo que la dirección la designó para el nuevo departamento de embarazados no deseados.

En un principio Olga derramó su amor por aquellas muchachas y sus bebés. Pero a los pocos meses de dirigir el nuevo departamento Olga García sufrió una importante metamorfosis anímica, pasando de un trato amable a una percepción perversa de las responsabilidades que ahora asumía, de las consoladoras palabras a la voz autoritaria, de la compasión a la intolerancia. Sin embargo, ello no varió su afán de superación para destacar ante sus compañeros.

Poco a poco fue adecuando las directrices que creyó oportunas en su departamento, solventando los casos más graves con unos protocolos muy distantes de su afable y cariñosa idiosincrasia personal, la que a resultas de la misma en un principio fuera reconocida.

Sacaba el trabajo adelante sin importarle el destino de las chicas y sus bebés. Ello no era una medida grata, pero desde la administración habían llegado más recursos a cambio de dichos resultados. En efecto, nadie podía negar que el centro funcionase mejor con ella.

– No puedo más – Se quejó a Charles durante la cena. – Todas esas putitas abriéndose de piernas al primer hombre que se les cruza y obteniendo a cambio el bendito fruto de la procreación.

– Pero cariño, es cuestión de paciencia, los trámites están en marcha, está todo listo, sólo falta el visto bueno de las autoridades chinas.

Últimamente Olga padecía una leve tendencia a tomar unas copas de vino al regresar a casa, de la misma botella que vaciaba mientras cenaban.

– Trato todos los días con desgraciadas a quienes el gobierno les quita sus criaturas para colocarlas en orfanatos o con familias de acogida temporal hasta que la madre se recupere. Y cuando concluyen que la madre no se recupera, los niños ya son adolescentes. Además ¿Quién quiere un bebé de ojos rasgados? ¿Para que todos los vecinos sepan que no puedo ser madre?

– Deberías descansar Olga. Podríamos pedir unos días de vacaciones y hacer un viaje a París o a Londres. Nos iría bien a los dos.

– Cállate Charles – Gritó llevándose las manos huecas a la cara, intentando contener el torrente de lágrimas que manaba de sus ojos, víctima de una ira excitada por el alcohol. Al advertir que el vino se había acabado, estrelló la copa vacía contra la litografía de un Picasso de la época azul.

Olga, como era habitual, era la última en salir del Centro. Estaba recogiendo su escritorio cuando recibió una inesperada visita. Era Raquel González, una colombiana a la que su marido golpeaba cuando bebía. A pesar de compartir la paternidad de un bebé de seis meses, él la empujó a la calle a ejercer la prostitución. Raquel, con antecedentes por consumo de crack, apenas tardó en buscar consuelo en la droga para poder llevar el peso de la situación.

– Por favor, siempre fuiste buena conmigo. – Sollozaba entre hipos con la criatura hambrienta revolviéndose entre sus brazos.– Sólo necesitamos un poco de pasta para dormir en algún albergue esta noche. Mañana tendré el dinero, cobro la ayuda mensual por maternidad.

– Lo siento. No puedo ayudarte.

– Mira este collar. Me lo regaló mi difunta mamá cuando dejé de consumir. La cadena es de oro. Sólo necesitamos lo justo para pagar una cama.

– Lo siento Raquel.

– ¡Sabía que eras una cínica! El trato maternal que usabas con nosotras: Mentiras. Lo hacías para ascender, ganar más, comprarte una casa de lujo y ropa de marca. Pero no lo puedes tener todo, ¿Verdad? Lo sabe todo el Centro porque siempre lo contabas, a mi y a las demás chicas. No puedes tener hijos. Eso es lo que te hace mentir, camuflas tu amargura detrás de una relación falsa hacia nosotras.

La chica soltó de un tirón el cúmulo de injusticias que venía soportando desde que fuera mujer, los ojos inyectados de sufrimiento a razón del síndrome de abstinencia y el yugo de su dura existencia.

– ¿Lo quieres? ¿Eh Olga? ¿Quieres al bebé? Te lo vendo. ¿Es lo que quieres, no es cierto? Es un niño sano y guapo. Tiene la piel clara. Nadie sospechará.

Olga se quedó paralizada, mirando a la muchacha con una cristalina expresión en los ojos. Tras un par de minutos de viscoso silencio, sacó el talonario de cheques y anotó una cifra, luego extrajo unos cuantos billetes del bolso y se los dio junto al talón. El bebé rompió a llorar con brío.

– Te he hecho un pagaré por 5000 euros. No quiero volver a verte jamás. Quiero que mañana te marches. Empieza una nueva vida lo más lejos posible. No te despidas de nadie, cuando tu hombre venga a preguntar por ti, le diré que te enviamos a una granja de desintoxicación.

Un año más tarde, Raquel González llamó a la puerta de una familia feliz. Olga García enmudeció al verla. Justamente en la mano asía el cuchillo empleado para cortar la tarta de cumpleaños del pequeño Edgar.

– ¿Raquel?

– Hola Olga. Estoy limpia y vengo a recuperar a mi hijo. Tengo los 5000 euros que me prestaste.

La policía halló el cadáver de Raquel González en un automóvil descubierto al dragar un pantano de la comarca. Habían transcurrido siete meses desde su desaparición.

No le costó apenas esfuerzo a Olga García declarar, e incluso sugerir, ante los inspectores de la policía que aquella chica latina y drogadicta siempre fue carne de cañón, que probablemente fuera su compañero, alcohólico y con antecedentes por violencia de género, quien la asesinara y se deshiciera del hijo que tenían en común.

Anuncios
22 comentarios leave one →
  1. 11/09/2013 20:19

    Cuanta razón llevas amigo Steven. Tu valentía sin límites al esconderte tras el anonimato es un baño de humildad para todos los que nos creemos escritores.
    En cambio, tu, rey de reyes, con tus palabras nos has abierto los ojos a la realidad. De hecho, de entrante te agradecemos que nos hayas leído, cómo no. Y por supuesto deleitado con tu crítica.
    Si no fuera por la peña como tu, qué sería de nosotros.
    Ha sido un hemorrágico orgasmo poder contar con tu comentario, inteligente y abierto.
    Ya sabes donde tienes tu casa, pásate cuando quieras. Regálanos tus comentarios y sobre todo, di lo que piensas.
    Así nos podremos echar unas risas a tu costa, Steven o Estiven, como quieras que te llamen a la hora de cenar en tu casa.

    ¡Si no fuera por estos momentos….!

  2. Steven permalink
    11/09/2013 16:23

    Ay sí, ay sí; ahora todos se creen escritores.

  3. 07/04/2010 18:47

    No, no son muchos más. Muchos más actúan como si lo fueran, es cierto, pero son rescatables. Los casos perdidos, son el 2.5%. Y es cierto, les debemos el excelente trabajo de manzana podrida, que ejecutan con brillantez y sin pérdida de tiempo. Las últimas 6 palabras no te las creo. Y si aún así fuera, lo lamentaría terriblemente por ti, sweet-♥.

  4. 03/04/2010 10:56

    Conozco gente con ese síndrome no homologado, que ante los problemas o imprevistos, esconden la cabeza bajo tierra, esperando que alguien o algo se ocupe del tema. De nada sirve intentar explicárselo, pues con las orejas en el subsuelo, además de no querer, no pueden oírte.
    Conozco gente que jamás admite nada, que reviven los infiernos que padecieron predicando sus experiencias como enseñanzas, si les golpearon ellos golpean, si abusaron, ellos abusan. Jamás piden disculpas, siempre llevan una justificación de emergencia en el bolsillo, todo lo que hacen es lo que hay, y cuando les reprendes te conviertes, a sus ojos, en un falseador de la realidad.
    Si te muestras crítico eres un rencoroso obsesivo, si les ofreces ayuda te toman por un competidor, si se la das por un tonto.
    ¡Son muchos más! Peligrosos si representan algún poder. Son profesionales del timo y viven la ficción que crean como veraz. A resultas de ello el mundo está como está. Más evidencia que ésta, ninguna otra.
    De hecho es un problema adherido al comportamiento humano. Por aquí hay un refrán que dice así: No pidas al que pidió. Cuánta razón tiene el refranero popular. ¿Crees que podrías venderle algo a quien fue vendedor a domicilio?
    Vender puerta a puerta fue uno de mis mil empleos de juventud, y aunque no me fue nada mal, pude comprobar esta realidad, reflejo de tanto.
    Aún así, respeto y admiro a las personas que viven con la esperanza de un mundo mejor. Yo mismo a veces caigo en esa ilusión, aunque cada vez con menos frecuencia.
    Mad Max

  5. 03/04/2010 2:37

    Gracias. Tener los ojos bien abiertos y los oídos bien cerrados, es una muy buena estrategia de supervivencia, si no la mejor, my dear friend. Al menos a la hora de tomar decisiones. “No escuches, observa”, es una de mis reglas de oro, casi a nivel de mantra, no por lo odiosamente repetitiva, sino por su carácter de sagrada, por lo verdadera y funcional que es.

    Sobre la bondad, me refiero a la escencia de nuestra especie humana, no a la superficie. Pero ¡qué digo! Si tú lo sabes mejor que yo…

    Un amigo común habla del “síndrome del avestruz” o algo similar. Y no le falta razón. En mis términos, la capacidad de confrontar (encarar sin arredrarse) el mal es una de las habilidades más escasas que existen. La inmensa mayoría de las personas prefiere pensar que es ficción. No necesariamente porque chupen del bote o vivan en burbujas, sino porque la maldad es algo muy difícil de confrontar. Es muy simple. Es algo difícil de confrontar para cualquier persona.

    No estoy defendiendo a los chupadores ni admirando a los moradores de las burbujas, en absoluto. Me atrevo a suponer que la única diferencia entre tú y yo es que yo considero que hay menos gente esencialmente “mala” que tú. Apenas un 2.5%. El resto, son rescatables. Naturalmente, con tantos y tantos que actúan como malditos, cualquiera se confunde. Nuevamente, la observación nos saca del atolladero.

    De nada, my dear.

    WL♥ 4 U.

  6. 31/03/2010 10:16

    Comentario Perfecto para un mundo imperfecto. Mis dotes de observación se basan en tener los ojos bien abiertos.
    La posibilidad del suicidio aunque cabe es harto improbable, pues, a mi parecer, el sentimiento de la venganza es más fuerte y poderoso. Naturaleza humana.
    La bondad es un sentimiento que en estos tiempos va caro y si el mundo se pudre por algunos de sus rincones, no dudes que detrás hay cuchara humana cocinando corrupción y abuso.
    Nos queda la esperanza de las personas de buena voluntad y con ganas de cambiar la escena. Como mínimo denunciarla. Evidentemente a los que chupan del bote o viven en burbujas alejadas de la miseria e injusticia esto les parecerá exagerado, tedioso y con posibilidad de que esté falseado. Sin embargo yo sé bien, que la realidad es aún más extrema que mis relatos de.. ¿ficción?

    Muchas Gracias por fijarte en la Ilustración.
    Muchas gracias por decir la tuya.
    Muchas gracias por todo.

  7. 31/03/2010 8:12

    PD: Ilustración perfecta.

  8. 31/03/2010 8:09

    Título perfecto, para la profesión perfecta de la protagonista. La curiosidad me mata, ¿fue casualidad? ¿fue fruto de tus agudas dotes de observación? Lo que a mí me parece más interesante de tu relato es la posibilidad tan posible de que el segundo acto terminara con suicidio. Provenga de manos propias o de ajenas; como a mi muy políticamente incorrecto modo de ver, lo fue la muerte de Raquel. Al fin y al cabo, esas muertes son la prueba que los seres humanos somos escencialmente buenos y éticos. Cuando atentamos contra esa esencia, terminamos invariablemente autoeliminándonos. Claro, hay excepciones. Los dictadores que mueren de viejos en sus camas, rodeados del amor de sus nietos y bisnietos son un ejemplo. Aunque no pondría mis manos al fuego por ello. Más bien, pediría que se revisara en sus casos particulares, sus calificaciones para pertenecer a la especie humana. Seguramente, se encuentra documentación falsificada, sobornos y tráfico de influencias con el Altísimo en la inmensa mayoría de los casos.

  9. 30/03/2010 14:03

    Estimado Perico, ¿Pondrías la mano en el fuego al sugerir que no pasa en el primer mundo?

    Abraçada

  10. Perico permalink
    25/03/2010 17:57

    La barbaridad del relato está en su absurdo.¡Pobre destino el del niño!
    Lo cierto que esto ha pasado – dentro de otros parámetros en el Cono Sur de América – y nadie se horrorizó.

    Un abrazo.

  11. Concha Huerta permalink
    24/03/2010 19:51

    Que relato mas fuerte. El de Lucifer se queda corto. Lo he leido con las visceras revueltas. Hechos atroces que sin embargo podriamos realizar si nos encontraramos en la piel de la asistente Olga. Mejor ni pensarlo.
    un saludo

  12. 23/03/2010 22:57

    No sé si se quise decir lo que dije pero si sabía lo que estaba pensando. Que un asesino con remordimiento hace más difícil un crimen perfecto.
    Por otra parte no justifico el comportamiento de Olga, ni la considero una víctima. Solo constaté un hecho, que las circunstancias nos llevan a situaciones que normalmente nos parecerían impensables.
    En Auchswitz se dio el caso de gente que debido a las circunstancias que les tocó vivir se convirtieron en lobos para sus compañeros sin darse cuenta de que ellos estaban en la misma camada.
    Sabes Eduard, con tus textos, los mios y los de tod@s los que hemos establecido un vínculo sutil a través de la red, a veces me gustaría entablar un debate, una especie de foro en el que podamos opinar sobre el tema. Seguro que seria muy enriquecedor.
    Salut

  13. 23/03/2010 14:21

    Al decir criminales sin remordimientos, contradices que no haya crimen perfecto. ¿Te han traicionado los nervios? ¿Escondes algo Micromios? ¿Eres una ejecutora del crimen perfecto y esto una cuartada?

    Tienes razón, rascando las superficies a veces nos podemos encontrar con verdaderas sorpresas. De hecho está demostrado que bajo condiciones extremas nuestra conducta sufre cambios muy significativos, tu que estuviste de visita en los campos de concentración, si lees historias de aquellos que sufrieron ese calvario, te referirán las jerarquías que debieron inventarse para sobrevivir, pactando con el diablo, intercambiando favores con sus vigilantes, y demás tratos indignos.
    Si Olga hubiera podido tener hijos, no hubiera ocurrido, pero no fue el caso, y la situación la hizo ser más primitiva, pensando de un modo subliminal, en la conservación de la especie, en su herencia sino genética, socialmente aceptada.
    Quien no pudo elegir fue Raquel. Hay que tener claro quién fue la víctima de Olga y de todo un sistema del mundo civilizado.

    Ironside en patinete

  14. 22/03/2010 22:03

    Creo que en el fondo no hay crimen perfecto solo investigadores incompetentes, asesinos chapuceros o criminales sin remordimientos. Tampoco creo que haya gente mala porque sí, rascas un poco la superficie y encuentras algo que los redime hasta cierto punto.
    ¿De haber podido tener hijos Olga habría sucedido todo?
    Las circunstancia que rodean el ser humano lo hacen voluble y pueden ser un atenuante. Al fin y al cabo no todos nacemos ni nos criamos igual.
    Salut
    Hat trick

  15. 22/03/2010 16:39

    Tu lo has dicho querida Anne, tantos casos sin resolver que quedaran relegados al olvido con el conjunto de su dolor y luto de su entorno subyugado. Sé que todos buscamos una fórmula para que la vida nos sea menos ardua, para que la realidad se nos antoje feliz y armoniosa, pero el mundo es un lugar peligroso. Sin embargo no por ello vamos a rendirnos, a dejar de reír o de disfrutar de nuestra condición, aunque a veces nos cueste dar la espalda a la verdad. Nuestro cometido más primitivo es conservar la especie, y lo hacemos al precio que tercie, y procuramos hacerlo suave y bonito, escribiendo, creando, comunicando; al fin de cuenta somos humanos. “Unos más que otros”

    Te confieso, estimada i dolça cirera xilena, que he tenido que buscar el significado de tanatólogo y me ha fascinado descubrir su sentido al que ya le buscaré algún hueco. Y me ha parecido excelente la analogía, como la descripción del efecto producido por tan sugerente escritora. Lo que más admiro de la literatura es el efecto de la sugerencia, el boceto en un par de palabras, el cual curiosamente dominas. Razón por la que me siento doblemente halagado al leer tu comentario.

    PD Siento lo del Picasso Letras. No dudes que haré algo por solventar el caso. Gracias por fijarte en la ilustración del corazón, si bien no es mío el original, si el retoque para acentuar la pila vital. Ha sido un detalle. Abraçada.

  16. 22/03/2010 15:29

    Wow. Relatas con la seriedad y precisión de un tanatólogo, los hechos en cadena que llevan al desenlace de una historia, con un trasfondo repetido hasta la abundancia. Me he quedado muda del habla y mis dedos tipean este comentario en piloto automático. Tiene tantas aristas, tantos peros, dimes y diretes, pero no caes en ellos. La reflexión queda a cargo de cada uno, cruda, desnuda, pero no por eso menos real.
    Un abrazo Jack

  17. 22/03/2010 14:18

    Desde luego creo que el crimen perfecto puede existir, muchos casos hay sin resolver. En cuanto a la compra venta de niños, es un hecho, por lo menos en países tercermundistas. Como siempre un relato tan cruel como la vida misma.

  18. 22/03/2010 10:45

    Eduard no me digas eso por favor!!!
    Dejáme seguir creyendo lo que creo…

    Tus relatos no son un crimen contra la literatura buen hombre, más bien son una dosis de realidad no enmascarada.

    Un abrazo grande

  19. 22/03/2010 10:25

    Lo pongo en duda Charlotte. Existe. La leyenda El crimen perfecto no existe es una respuesta a la sociedad que no delinque cuando los poderes no pueden contra algunos delitos. No son pocos los dictadores que han muerto en sus camas rodeados de los máximos cuidados con miles de asesinatos a sus espaldas, los crímenes contra la humanidad, los homicidios de agencias secretas con licencia para matar con un anexo para la equivocación.
    Después están mis relatos, un crimen contra la buena literatura, una prueba fehaciente de lo que afirmo.
    Cometer un crimen perfecto es posible, probable y un hecho, si bien, para que sea perfecto no hay que dejar espacio a la especulación, otro factor es la corrupción para que ello sea así. La negligencia de los investigadores, el poder de los criminales, etc.
    Ayer leí en la prensa que Carvaggio fue asesinado. Difícil será que los culpables paguen hoy por hoy. A veces las leyendas son tan peligrosas como las armas mortíferas: El trabajo os hará libres, se lee a la entrada de los campos de Auschwitz. ¿Cuántos de aquellos criminales de guerra no habrán escapado a sus responsabilidades? Y el quien ideó la frase para colocarla a la entrada, el peor de todos. Digo.
    Quizás el relato merezca una segunda parte para que Olga pague por su crimen ¿Perfecto? Lo cierto es que me quedé con las ganas, pero la realidad supera la ficción, aunque no descarto lo dicho….por la época azul, por efímero, por…

  20. 22/03/2010 10:25

    Que dura es la vida. Que lástima…
    Gran relato.

  21. letrasdeagua permalink
    22/03/2010 10:19

    Bueno. Empezaré a no medir mis comentarios o SI (sigo midiéndolos). Esto ya no son canicas. Sepas que he estado aquí. Problema Social que Escribes Describes Radiografías o Frotografías de Cine. La Perversión Existe. Raquel ha escrito su destino. Olga … por favor escribe segunda parte en la que la que pague sus facturas. Uno de mis cuadros favoritos es un Picasso azul (L’etreinte) muy sugerente. Haré un relato sobre la maternidad frustrada. PD La radriografía del corazón es magistral. Abraçada.

  22. 21/03/2010 21:09

    El crimen perfecto NO existe.

    Duro relato Eduard, tan duro como la vida misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: