Skip to content

► Ni Tantos ni Tontos

18/04/2010

ESENCIAS y PRESENCIAS del Ayer y el Pasado Mañana

¿Y bien? ¿Cómo te encuentras?

Si me encontrara mejor estaría en el infierno.

¿Esto que ha sido? ¿Una muestra de agudeza mental o has memorizado para la ocasión un chiste de cine?

Me has pillado, es lo segundo.

¿Entonces? ¿Cómo estás?

La máxima de los loqueros. Te hacen una pregunta derramando el peso del silencio entre las manecillas del tiempo, como en un combate de ciegos, a la espera de ver quien será el primero en ceder ante la presión del denso mutis. El especialista, sustentando sus argumentos en el oportuno protocolo, mantiene que bajo la influencia del diván le soltarás los nombres de los fantasmas que pueblan tus interiores más delirantes como un grifo abierto.

No duermo, y el sueño me marca el día. Por eso siempre estoy de mala leche.

Cierto. Tienes toda la razón.

En determinados momentos intentan una complicidad tan falsa como una moneda de siete. Dando por sentado que te comprenden a la perfección.

El sueño marca la actividad diaria, e incluso distorsiona la capacidad cognitiva y la perdida de control en situaciones de estrés.

A los cinco minutos de consulta ya hemos hecho un descubrimiento digno del novel, el cual compartiremos porque ha incluido mi opinión en la tesis.

No duermes, ¿Cómo? ¿Te despiertas a las pocas horas? ¿Tienes sueños vividos? ¿Te levantas alterado?

Bueno, no sé. Llegan las cinco y ya no puedo dormir más. Venga a dar vueltas en la cama, hasta que los nervios me recomen por dentro, entonces me levanto y preparo café.

Pero te tripliqué la dosis de somníferos en la última consulta. ¿Tomas los comprimidos como te los prescribí? Dos después de la cena y el tercero justo al meterte en la cama.

Tal cual.

¿A qué hora sueles cenar?

Hacia la medianoche, a veces me dan la una o las dos. Me distraigo viendo la tele.

Ya, y te despiertas a las cinco de la madrugada.

No, no, a las cinco de la tarde. Antes la tele es una mierda y no dan nada que valga la pena. Me despierto a las cinco de la tarde y me levanto porque; no sé por qué, ya no puedo seguir durmiendo.

Entiendo. Dice como señal de que ha pillado diagnóstico, aunque duda si le tomo el pelo o estoy realmente loco.

¿Tienes idea de a qué hora se levanta el resto de personas para ir a trabajar?

Me importa un carajo lo que hagan los demás con su tiempo. Estoy aquí para hablar de las bolladuras de mi casco. Razón por la que, además, tu cobras; tío listo.

De acuerdo, llevas toda la razón. Lo siento, disculpa la distracción. ¿Comenzaste la dieta de agua tal y como establecimos?

Diecisiete litros al día. Ni uno menos. Eso si, vivo en el baño. Entre una cosa y otra, he instalado un revistero y una pequeña caja con comida y bebida. Como también me llevo el portátil, aprovecho para chatear con los usuarios de la Asociación de Enfermedades Mentales.

Diecisiete vasos, te dije diecisiete vasos.

¿Y qué? Joder ¿Acaso me dijiste el tamaño de los vasos?

El suspiro me indica que si no cuido mis disertaciones pronto dejará caer el peso de su frustración sobre mi sensible e incomprendida mentalidad.

Los que hayan leído hasta aquí habrán notado que tiendo a sopesar las emociones. Es una teoría personal. Estoy investigando sobre el peso que soportamos al recibir las frustraciones proyectadas por nuestros semejantes: Como lo que nos cuesta mirar a los ojos, mantener la cabeza en alto, no cargarnos de espaldas; gestos inadvertidos en primera instancia, pero muy significativos en el campo del lenguaje corporal.

¿Has dicho que te preparas el café? ¿Qué clase de cafetera usas? ¿De esas familiares, o qué otro tipo? ¿Qué cantidad sueles tomar?

Esta es otra razón de peso por la cual decidí instalar mi estación laboral en el baño; el café. Familiar: Así me evito tener que estar preparando tacita a tacita.  Y bueno, a groso modo, unas diez o doce tazas. ¡Pues claro! ¡¿Podría ser ello la causa por la cual no duermo después de las cinco?! ¿Verdad?

No, no creo que tenga nada que ver con tu trastorno del sueño. ¿Diez o doce tazas? ¿Por qué tanto café? Preguntó clavando los codos sobre la mesa del escritorio y las manos entrelazadas cubriéndole el rostro, sofocado de grana, para disimular la creciente impotencia.

¿Para qué va a ser? Para que me pase el día deprisa y acostarme pronto a dormir. Con el café las horas pasan volando y la noche llega enseguida.

Ahora la mirada del especialista es fija y vidriosa. Calcula cuánto tiempo queda para terminar la consulta.

¿Te acordaste de lo que hablamos sobre la música clásica?

Si claro. La terapia sinfónica. Seguro. Pero con Chaikovski no me fue bien y cambié de registro: Jimi Hendrix, eh, que la terapia funcionó. Y no es porque no me vaya el rollo ruso, porque precisamente yo soy un personaje de un cuento de Dostoievski. Pero con Hendrix es diferente, estaba por encima. Clapton y Santana enseguida pillaron la onda, sosteniendo la nota en el aire dilatando tiempo y sonido, por eso sus solos destacaban, lo aprendieron de Hendrix.

A nivel general, ¿Dirías que estás mejor desde la última vez que nos vimos?

– Si estuviese mejor, estaría muerto.

Tenso silencio en el ring de combate. ✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪✪

GAJO de RECUERDOS LUNÁTICOS

Anuncios
17 comentarios leave one →
  1. letrasdeagua permalink
    20/04/2010 21:38

    No entendiste bien. Eran 29 litros de cerveza [sin alcohol por supuesto]. No 29 cervezas. Creo que buscabas una escusa para tomar alguna aceituna. Consúltale la interpretación de semejante confusión al terapeuta de tu relato. Espero que recuperes el carro.

    He encendido el ordenador sólo para contarte que acabo de terminar el Preliminar de Bomarzo. Sobras más palabras. Gracias.

  2. 20/04/2010 15:44

    Mejor antifaz imposible Charlotte

    Micromios: Del acuerdo del cuerdo no recuerdo, las gallinas que salen por las que entran.

    Cerezas: ¿Qué es la vida sin un pellizco de sal? ¿Sin un puntito de locura? ¿Sin 17 lts de agua? SEQUíA.

    Fanou :-tengo cierto temor a que me tomen por una cuerda…- La mejor respuesta sin duda. La cuerda, ¿De esparto?

    Sophia: ¡A ver cuándo nos presentas a Mariano!

    Letras: Fuí a a las once y salí a las 13, antes de entrar en consulta y siguiendo tu consejo, tome las 29 cervezas y alguna aceituna por rellenar. Y bueno. Volví en el autobús de las 13,30 y una vez aquí recordé haber ido hasta allí con el carro.

    Concha; la respuesta es porque se trata de una disparaterapia, una nueva especialidad en el campo de la loquería. Son 17 por así lo determina el protocolo, junto con el comentario que falta.

  3. Concha Huerta permalink
    20/04/2010 15:40

    Que disparatada recreación de una terapia. No se quien esta mas loco, si el paciente o el supuesto terapeuta que no hace sino mandar dosis masivas de somniferos a un depresivo y 17 vasos de agua. ¿Por que ese número.? ¿no podian ser dieciocho?. Lo raro es que sobreviva el personaje con semejante tratamiento. ¿O es que ya esta muerto y se rie de nosotros desde los infiernos?
    un saludo

  4. letrasdeagua permalink
    20/04/2010 9:51

    Nadando en ese mar de libros maravillosos que me has recomendado hago un descanso para dejar en esta tu tan inspirada entrada una copia algo versionada de una de mis respuestas a tus comentarios de ayer: “Me ha dicho mi psicóloga que estaba el protagonista de tu relato en lo cierto, que su médico está equivocado, que no son vasos, que son litros, pero no son 17 sino 29, mejor de cerveza, que es más diurética que el agua Solan de Cabras” Buena Jornada. Abraçada. PD Tomo Nota De La Productora.

  5. 19/04/2010 23:54

    Cuando yo quiero dormir… pero no puedo. No paro de pensar en tonterías… Estoy tumbada en la cama. Mirando al techo, disfruto de la nada. Ni un ruido, ni un sonido, nada… Tan solo el susurro de mis pensamientos.

    Pienso en mis novelas. A ver cuando vuelvo a escribir…

    Pienso en la nube de humo de islandia

    Pienso en mi blog. ¿Podré sacar de esto una entrada? ¿ De qué color es… ¿rosa o morado?.

    Pienso en Mariano… ¡Me gusta ese nombre! ¡… está muy guapo! ¡… que soso es! ¿Porqué se sonroja tanto al verme?…

    Pienso en… él…

    Pienso en por que me aleje del tema del post?

    Pensar, es el mal de nuestro tiempo. Como antes lo fue la sinrazón de los instintos. Quizás todo seria algo más sencillo si actuásemos en vez de tanto pensar.

    saludos mi muy apreciado Edward.

  6. 19/04/2010 19:30

    No tengo nada claro dónde están los límites de la cordura. Como es natural, al no saber cuando traspaso el límite, tengo cierto temor a que me tomen por una cuerda…
    Lo primero que le pregunté a mi psicólogo infantil la primera vez que fui a su consulta fue si se lo tenía que contar todo, porque si era así, yo no estaba dispuesta a jugar.

  7. 19/04/2010 16:57

    Querido Eduard: como aprendiz de loquera que soy (y te digo sólo aprendiz porque he ensayado únicamente conmigo misma) tengo la obligación de decirte que el tema de tu desvarío no pasa por el tratante, sino por el tratado.
    ¿Te han recomendado escribir un blog? Pues, venga! como dicen uds por allá y entre pis y pis por los 17 lts vas subiendo tus entradas, que un blog no cuesta nada, no te pide mantención y en el camino, vas a ver que se te allegan varios a leerte. A veces hasta te tratarán familiarmente. ¿¿Qué es la vida sino la interacción con el resto del mundo??
    Un besote y gracias por el minuto de confianza 🙂

  8. 18/04/2010 21:09

    Tras el combate ganado por el no cuerdo, me acuerdo de algunas frases pero que no consigo ahora traer a la memoria. En fin que mejor me voy a dormir que mañana me tengo que levantar a las siete y cinco o a las cinco y siete, es que con tanto café lo veo todo negro. 😆
    Disculpa el desvario Eduard
    Salut

  9. 18/04/2010 20:48

    Acabo de caer en la cuenta de que tu avatar es el de G.M:

  10. 18/04/2010 20:41

    Ya que tanto le mencionas aqui te dejo algunas de sus frases célebres que más me han llegado:

    1.Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio.

    2.Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

    3.Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!

    4.La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.

    5.La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados.

    6.Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente.

    7.Está loca por mí. ¡Qué mujer no lo está! Yo sé que va usted a preguntarme cuál es mi secreto… ¡Voto al diablo que sois osado! El secreto es no darles a entender que se las quiere. No ir nunca tras ellas. Que ellas vayan detrás de ti. Hay que avivar el cariño del amor con el abanico de la indiferencia… (Los Hermanos Marx en el Oeste)

    y un laaaaaaaaargo etc…

  11. letrasdeagua permalink
    18/04/2010 20:24

    Este Gracias (desdoblamiento de la personalidad bipolar …) te comunica, siendo agradecida, además de educada, que, aunque has errado el diagnóstico, me gusta saber que no has podido resistirlo, tal vez en nombre de todos aquellos que si lo sufren. Fue un placer conocerte Eduard. Cambio. Corto. Cierro.

  12. 18/04/2010 19:20

    La sabiduría me persigue, pero yo soy más rápido.
    Groucho Marx

    PD No me he podido resistir Charlotte.

  13. 18/04/2010 19:09

    Sabia que me arrepentiría por usar la palabra normal sin comillas.

    “El de la locura y el de la cordura son dos países limítrofes, de fronteras tan imperceptibles, que nunca puedes saber con seguridad si te encuentras en el territorio de la una o en el territorio de la otra.”
    Arturo Graf (cortesia de sabidurías.com)

  14. 18/04/2010 18:55

    Como no sé qué decir suscribiré a Groucho Marx en su epitafio:
    Disculpen si no me levanto
    En lo metafísico podría añadir lo delgada línea que separa la consideración de cordura, lo fina y traslúcida que es, adherente, aceitosa y afilada que está.
    O bien, dejarme llevar por lo poético del comentario,

    El viento se llevó los algodones a las cinco de la tarde.
    Y el óxido sembró cristal y níquel a las cinco de la tarde.
    Ya luchan la paloma y el leopardo a las cinco de la tarde.
    Y un muslo con un asta desolada a las cinco de la tarde.

    Gracias
    Gracias (Desdoblamiento de la personalidad bipolar siendo agradecido)
    Gracias

  15. 18/04/2010 18:48

    Después de esta parte:
    [Diecisiete litros al día. Ni uno menos. Eso si, vivo en el baño. Entre una cosa y otra, he instalado un revistero y una pequeña caja con comida y bebida. Como también me llevo el portátil, aprovecho para chatear con los usuarios de la Asociación de Enfermedades Mentales.

    Diecisiete vasos, te dije diecisiete vasos.

    ¿Y qué? Joder ¿Acaso me dijiste el tamaño de los vasos?] tuve que ir al baño porque me estaba meando de la risa.
    Eres un caso, en el caso de que seas tu el protagonista, si no es asi el prota es un caso, no perdido pero si un caso muy a tener en cuenta. jajaja me he liado 🙂

    Truco para dormir como la gente normal: 1) no tomar 10 tazas de café y 2) procurar meterse en la cama y cerrar los ojos antes de las 24:00, nunca ocurre nada bueno después de las 2.

    abrazos

    PD: muy graciosas las fotos

  16. letrasdeagua permalink
    18/04/2010 18:22

    Eduard. Lo de despertarse a las cinco De La Tarde es ¡lo mejor de lo mejor! En realidad todo el relato es un Gran Gag. Me he reído muchísimo. Desde las esencias-presencias blau-grana hasta el lunático final pasando por cada uno de los detalles de este tête-à-tête. Me has recordado que mañana tengo psicóloga a las Cinco De La Tarde (hora muy taurina) aunque por fortuna tenemos mejor feeling que tus personajes. Abraçada.

    PD Fumar es malo para la salud.
    PD Libro recomendado al respecto [de los psiquiatras o psicólogos que no del tabaco]: “Monte Miseria” de Samuel Shem.

  17. 18/04/2010 17:56

    Eres un genio comprendido, Eduard.

    “Ahora la mirada del especialista es fija y vidriosa. Calcula cuánto tiempo queda para terminar la consulta.” Esto es la mejor parte.

    Fiel retrato de la vida.

    El problema es que la inmensa mayoría de los pacientes no son impacientes, como tú, sino tan pacientes que algunos acaban de verdad desangrándose en el pavimento luego de haber hecho trizas la carísima vidriera del consultorio. En otros casos, y esto muestra que hay cierta justicia divina despues de todo, es el “especialista” quien acaba de tal forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: