Skip to content

▶Designios del Destino

14/06/2010

Silvia and Charly Blues SERIE ETIQUETA NEGRA

Encarado al teclado, contemplando ensimismado como los dedos conducían en diferentes direcciones la armonía. Sonando de forma natural, imprevisible e hipnótica.

Estoy escuchando a Charly escupir al pronunciar la P de PBlues, dedicando la letra a la botella de whiskey. Contrayendo su rostro con cada estrofa, los ojos entornados a la desesperanza.

Charly Wesson toca y canta en el Mandrake-Club a cambio de comida y bebida. Nadie sabe donde duerme y a nadie le importa. Es un borracho importante, tanto como para haberse bebido un maravilloso matrimonio, un esplendido trabajo y su dignidad. Pienso qué le pasará por la cabeza cuando improvisa estas melodías.

Una noche apareció en el club tambaleándose, jamás le vi antes, estaba a punto de ir a echarle de una patada en el culo cuando el local se inundó de notas intensas y vivas, acaparando el vacío con sus escalas infinitas. Desde entonces el Boss le deja tocar.

El Boss pensó en ampliar el espectáculo y colocó un letrero en la puerta para buscar una cantante. A Sophía Smith la trajo el otoño una noche de viento y lluvia. Negra, de Harlem, esbelta y con una voz colosal. El Boss la contrató por dos dólares la sesión.

A Sophía, la vida la ponía a prueba en cada actuación y ella se resistía a sucumbir cantando para el grupo de idiotas forrados con el asunto de los camiones de licor. Nunca cruzó una palabra con Charly, si bien cuando juntaban sus talentos, los ángeles del cielo bajaban a escucharlos.

Johnny Green toca el contrabajo en las sombras, junto a Mick Lender, el batería. No sé desde cuando están ahí, sólo sé que están, porque el jefe les paga un dólar por sesión. En alguna ocasión hemos tomado unas copas. No acostumbramos a charlar entre nosotros, nos suponemos y con una simple mirada nos basta y sobra.

Desde donde me encuentro, les miro con bendita indiferencia, como si contemplase una escultura del parque con los pájaros que la cubren de excrementos afinando bemoles en el interior de mi reposa sombreros.

La noche del tiroteo en el Mandrake-Club una bala perdida rozó a Sophía en el cuello. Otro proyectil, en su fatídico trayecto, rebotó en una columna antes de incrustarse en la mano izquierda de Charly Wesson.

Jhonny y Mike, apostados detrás del escenario entre el bombo y el contrabajo, respondieron al fuego con sus pistolas.

Cuando las tragedias suceden a nuestro alrededor, nos provoca una sensación contradictoria, de raro remordimiento. Nos sentimos felices por haber salido ilesos, afortunados por lo que poseemos, después de comprobar que una vida puede llegar a valer menos que el plomo de una bala del 44. En consecuencia, tomamos decisiones que, creyendo nuestras, no son más que designios del destino.

Sophía y Charly se casaron en 1935, procrearon siete doncellas y dos varones y acabaron felizmente sus vidas en Springfield como dueños dependientes de una moderna armería que bautizaron como Smith & Wesson y donde consagraron sus esfuerzos a vender la famosa marca de armas cuya inicial coincidía con la de sus apellidos.

PARA ELLAS

Para BLOPA. Por su triple comentario

16 comentarios leave one →
  1. Perico permalink
    25/07/2010 13:13

    Unas vidas y un destino interesante por lo pragmático; surrealista para los europeos.

  2. 19/06/2010 1:52

    Aquí estoy de nuevo. Me gustó mucho el personaje de Charly Wesson, pero me quedé con ganas de saber un poco más de ella, de Sophia. Incluso, mucho me intriga saber quién es el narrador, habitué del Mandrake y amigote de Johnny y Mick, dos hampones disfrazados de músicos (lo que es obvio ya que la paga del Boss, 1 U$S/sesión, es irrisoria).

    También me pareció un acierto hacer intervenir al destino. Así, el relato me inspira dos fantasías (indemostrables). La primera es que el destino de Charly era dejar el alcohol (y debe de haberlo dejado ya que una armería sólo puede llevarse adelante estando sobrio). La segunda es que Charly y Sophia se repusieron de las heridas y siguieron haciendo música. Siendo músicos, ésa debe de haber sido la verdadera razón de su felicidad. La armería sólo les daba dólares.

    Quiera el destino que esta historia continúe algún día.

    Saludos y, como siempre, felicitaciones.

  3. 16/06/2010 5:50

    Eduard, es un honor que me hayas dedicado esta historia, ¡¡muchas gracias!! Sin ninguna duda pongo mi voto por tu “Etiqueta Negra”. Yo opino que a cualquier narración le sienta bien un buen final, sea feliz o no. En gran parte, creo que el mérito de tus textos es que elaboras los finales de manera inteligente, y los cierras con un moño para regalo. Celebro y disfruto esos finales, ya sea que tengan más o menos sacarosa, edulcorante, sal o limón. Volveré por aquí. ¡Saludos!

  4. 15/06/2010 16:01

    Piper, creo que el final de una novela o relato debe ir precedido de encrucijadas de casualidades, que como la vida sean un continuo reencuentro en manos del azar. Así que un final u otro, ficción o realidad, son tan válidos y buenos como los que más.

    Claudia. Lo mismo pero con la confidencia de que estamos tan rodeados de almas atormentadas como de gente que se siente sola en las grandes ciudades.

    Letras,tiene que ser una armería porque existe una marca con esas iniciales.

    Concha. Que adecuado quedó lo de destilas, muy apropiado. De veras lo digo. En los próximos días seguro que uso dicho verbo.

    Gracias i abraçadas a Trillones

  5. Concha Huerta permalink
    15/06/2010 15:46

    Otra historia excelente enmarcada en el genero negro. Que imaginación destilas y que bien resuelves el origen de esta marca tan famosa de revolveres. Muy ingeniosa.
    Un saludo

  6. Letras permalink
    15/06/2010 14:48

    Confieso públicamente que me he saltado tu último relato sobre el Golfo de México. Las informaciones e imágenes de la catástrofe en los medios fueron suficiente para mí.

    Como sabes que éste [que me ha parecido, además de un derroche de generosidad, una auténtica delicia] ha sonado en mi interior como la más poética sinfonía, desde la primera hasta la última de sus notas, sólo me queda añadir un silencioso silencio.

    Es que no puedo evitarlo … PD En Springfield perfecto pero ¿qué tal en lugar de una armeria un bistró especialidad perdices caramelizadas? … Es broma, es broma, ya me marcho en silencio.

  7. Claudia Ibañez permalink
    15/06/2010 14:01

    Cierto lo que dice Anne, parece que se necesitaba un respiro de finales felices…un gusto Eduard, como siempre, descubrir de la mano de tus letras esos mundos lejanos de almas sufrientes perdidas en balaceras que hoy tienen un buen final. Un abrazo!

  8. pipermenta permalink
    15/06/2010 13:49

    Coincidencia en lo de final feliz. No esta mal. Siendo sincera te diré que mientras la historia sea buena me da igual lo de los finales. Se te da muy bien eso de colocar otras vidas en unas vidas con existencia propia.
    Puede que si vivimos de manera insatisfecha acudamos a ti para que nos edifiques un mundo nuevo.
    Un abrazo.

  9. 15/06/2010 9:34

    Micro, Confesar que las historias de Harry el Sucio las vendió mi biógrafo cuándo le despedí por berberse mi Whisquata.

    Anne, Celebro con un doble salto mortal que hayas apreciado la ilustración, sencilla pero romántica y musical.

    Nada más satisfactorio que la fidelidad de los amigos.

    Gracias Mil a millones.

    Moi et moi

  10. 14/06/2010 22:27

    Me ha hecho gracia como escribiendo cada uno en un registro completamente distincto hemos coincidido en algo: un final feliz. Y un relato negro, con sello eduardiano y con final feliz es toda una proeza. Me ha encantado la ilustración.

  11. 14/06/2010 20:34

    Y yo que creí que Smith & Wesson creí que la había inventado Harry el Sucio para alegrarle el día.
    En fin que tus historias no solo son para releer las tardes de lluvia como esta sino que para fantasear con los protagonistas de una historia negra con tintes de blues
    Salut

  12. 14/06/2010 19:44

    Una mina de oro creativa, algo así como tío Gilito y la piedra filosofal. Mi supuesta humildad es la contra mesura de la vanidad y la prepotencia, si esto no existiera susodicha humildad sería no más que un cuarto de grano del desierto.

    Decidir es dar constancia del razonamiento. Siempre es mejor decidir por uno mismo, aunque hayamos errado, pues en caso contrario, cuando seguimos el consejo de otro y nos equivocamos, la frustración es doblemente amarga y la cara de tontos nos llega al suelo.

    Destino, decisión y fortuna, remover y servir bien frío, con hielo, limón y una hojita de menta.
    Salut per tots
    LOBAZO

  13. 14/06/2010 18:51

    Precioso el relato. Y terminó bien!!!!! Por fin uno que tiene un final feliz. Eso me da cierta esperanza.

    Patricia habla de decisiones en su blog que llevan a buen fin. Tú hablas de decisiones en el tuyo, que parecen hacer lo mismo, aunque sean designios del destino…. Es bueno recordar esto cuando parece que no somos capaces de optar por algo que parece tan endiabladamente amargo y doloroso que aterra sólo pensarlo. Cuando es la decisión correcta, siempre lo vemos después, el Infierno sería el Paraíso al lado de lo que habríamos pasado de no haber optado por el camino amargo y doloroso, como a veces resulta ser el indicado.

  14. lobezna permalink
    14/06/2010 18:23

    Patricia este hombre es una mina de oro creativa, oro negro por sus relatos de etiqueta negra.
    Todos esperamos con ansias verle en las librerias, pero ya ves lo humilde que es.

    Yo que soy más de historias con final feliz y lazitos rosa de adorno me he aficionado a sus relatos oscuros. Son adictivos que le vamos a hacer.

    big hug

  15. 14/06/2010 17:56

    Si has dado el tiempo por bien empleado es suficiente pago.
    Trabajando estoy en proyectos más ambiciosos, pero con poco campo donde abonar. En esta parte del mundo la literatura sigue siendo un rancio y gelatinoso camino, el cual sin contactos es = 0, pero como te decía. Si te provoqué una sonrisa suficiente pago ya fue.

    Abraçada

  16. 14/06/2010 17:22

    Mi estimado Eduardo, aùn cuando quisiera leerte con màs asiduad me es difícil, ahora guarde estos minutos para disfrutar tu relato. Siempre que te leo me pregunto ¿de dónde saca tanta imaginaciòn este muchacho por Dios?. Realmente eres admirable, en cuanto a este en particular, quedé esbozando una sonrisa, (hago eso cuando siento que he invertido bien mi tiempo). Tienes un don que debes cultivar y ojala, sea visto y apreciado pronto para leerte en los grandes escaparates.

    Un abrazo cariñoso para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: