Skip to content

▶ Extracto de Amor y Arte

03/10/2010

◸◭◼▚FLORENCIA ▞◼◮◹

La vibración de un movimiento artístico extensible a la pintura plástica, no únicamente en Europa, sino también en los Estados Unidos. Para muchos, se consideró una fuente liberadora poder generar arte con técnicas poco ortodoxas, combinando formas abstractas y figurativas, basadas en una amplia gama de estilos.

El art-pop había reinyectado el interés por la materia en la clase popular, el neo-expresionismo promovió un nuevo retorno a los temas románticos osados y simbólicos, una corriente vanguardista en la cual, cualquier artista con talento y mente abierta bien podía hacerse un hueco.

Era el momento justo y el lugar apropiado para darse a conocer, de establecer contactos con los magnates del negocio y hacer realidad El sueño europeo. Como en la mayoría de los fenómenos sociales, con anterioridad a la revaloración del mismo.

Caracterizado durante muchos años por ser un barrio cosmopolita de acción política y sindical, Kreuzberg me acogió con sus puertas abiertas, tal como los suaves muslos de la actriz Ángela Vinatteli. De Florencia a Berlín. Aplacé el vuelo  a la India y alquilé un Einzimmerwohnung (Estudio de una pieza)

Retrasé mis planes y me integré en un grupo de diseño urbano que básicamente se dedicaba a realizar frescos en las grandes fachadas de fábricas y naves industriales. Obras de Rubens, Picasso o Bacon reproducidas a tamaños monumentales.

Amantes a la busqueda de denominadores comunes, unidos por el azar y guiados por el amor físico que era, a su vez, el amor al arte. Bregando, resistiendo, devorándonos. Un único aliento para sustentar el corazón con la aritmética ecuménica que une la fortuna y la pasión.

Sin que ella llegara a saberlo jamás – Presumo -, la busqué por Florencia durante el verano entero de 1987. A través del protocolo burocrático, del listado telefónico, del padrón de los ayuntamientos, para finalmente terminar deambulando perdido (de perder), alcoholizado, y con un lamentable aspecto personal.

Vagando por los puentes florentinos con la nostalgia de consejera, arrastrando los pies por el mismo pavimento por donde, en una civilización anterior, con el sudor y la sangre de los esclavos sometidos al látigo romano, remolcaron solemnes esculturas del Renacimiento.

La mirada extraviada en el reflejo de la hermosa ciudad, orgullo de artesanos, filósofos y senadores, protegida por feroces centuriones, dirigida por gloriosos césares, todos ellos fulgurantes en las negras aguas de los canales.

Un atardecer me descubrí pisando la hojarasca del otoño, iluminado por las estrellas que retornaban mientras yo vomitaba el vino barato de una farola a otra. Cayó la noche y ante la posición de los astros, el destino se pronunció al paso de una estrella fugaz. Había llegado la hora de volver a casa.

IN NOMINE PATER, FILIUS ET SPIRITUS SANCTUS

15 comentarios leave one →
  1. 22/10/2010 18:19

    En este y en todos los casos que el lector – Jusa, como ejemplo – se hace cómplice del contador, y entre ambos configuran el contexto del arte, de la obra, de la labor artesanal, intelectual o cultural.
    Agradezco tus amables palabras, pues sin ellas la obra hubiera quedado inacabada.

    Abraçada i salut

  2. 22/10/2010 17:19

    I like this
    El amor al arte o la pasión por el arte es algo que uno no puede programar. Se da. No se puede tampoco evitar ni ocultar.
    Cuando se escribe con pasión puede que el resultado sea mejor o peor pero el que lee la nota. En este caso el resultado está a la altura de la pasión.

  3. 09/10/2010 20:15

    Celebro que disfrutaras del tour M, lo mismo o más que cuando lo escribí llevado por la fortuna de poder recordar.
    Siguen siendo los extractos de una misma odisea. Aún quedan más aventuras en otros rincones del planeta menos conocidos, aunque no por ello menos sugerentes.
    También hay perdedores, ganadores y perdedores que ganaron lo que perdieron ayer contra los ganadores que perdieron lo que ganarán hoy.
    Hay armas, violencia, sexo, arte, música y un montón por corregir. Hoy empezaba a dar por terminada mi tarea cuando, por la radio, escuche a uno de mis escritores vivos más apreciados, Juan Marsé, diciendo que había tardado cuatro años en escribir su última novela.
    Así que ya estoy de vuelta, borra que borra, copia que pega, y tal y cual.

    Un abraxo sdiral

  4. 09/10/2010 19:54

    Edu, como el silencio, que es lo único que rompes cuando lo mencionas, hay ciudades –para mí– que la sola mención de su nombre hace que se apaguen las luces y comience la proyección automática de películas mentales, de esas que incluyen sonidos, como perfumes e imágenes, como emociones, pensamientos o la sensación de dedos recorriendo toda clase de superficies, dotadas o no de vida.

    Florencia es, naturalmente una de ellas, como no, pero también lo es Berlín y quizá en mayor medida, porque nunca estuve –en esta vida al menos– entre sus muros, murallas, calles y callejones. Por eso, la avalancha de sensaciones y quizá hasta de sentimientos procede del reino de las imágenes creadas o re-creadas de experiencias que preceden nuestro aterrizaje forzoso en la vida presente.

    Sentí que me llamabas para que viera lo que tú mismo espiabas por una rendija del tiempo en un Berlín mal iluminado de finales del siglo antepasado. Apenas me dejaste quedarme allí por uno o dos minutos y entonces me agarraste por el brazo y con un empujón aterricé sin remedio en la ciudad de la luz natural. París podrá ser la Ciudad Luz desde otro punto de vista, pero en mi corta experiencia es una ciudad gris, donde el color se esconde de día para arremolinarse ante tus ojos sólo después que el sol se ha ido a dormir. París es sin duda música, es amores imposibles y ocultos, es muchas de cosas, pero no luz. Florencia, por el contrario, quizá porque tantos dioses del arte visual la han hecho parte de su obra a través de los siglos, es en mi memoria un derroche inagotable de luces que cambian constantemente y de colores de variaciones tan sutiles que resultan imposibles de reproducir en ninguna paleta.

    El vino en copa o salpicando el empedrado es uno más.

    Un beso y gracias por el paseo.

  5. 06/10/2010 16:36

    Estimada Anne, me quedo con tus palabras, amar el arte es amar con pasión, y la pasión la madre de todos los amores. Existe un vínculo físico entre crear y amar, una fórmula para sentir unidos una misma pasión, todo converge en lo bello y para ver lo bello solo hacen falta ojos y sensibilidad.

    Siempre animando, siempre en positivo, mi interiorista favorita.
    Gracias por tus letras.

    Queridísima Piper, tus palabras son la mejor recompensa que uno pueda esperar. La confianza de la que me haces partícipe es emotiva. La obra que llevo entre teclas es así, un cúmulo de circunstancias y matices, un viaje por el tiempo, por Europa, por el amor, un descenso a los infiernos, una subida a los cielos, a caballo entre el horror y el humor. No puedo dejar de corregirla porque metí muchos datos en el horno que deben coincidir.
    De momento, lo mejor, además de que no haber tirado la toalla a estas alturas, es el aliento de los amigos, son tus letras tan positivas y animosas.
    No voy a colgar muchas más extractos, quizá un par, en está ocasión volveré a recorrerme las editoriales o a mandar originales a diestro y siniestro, a concursar si se adecua, y bueno, que decida el destino.
    Lo que si sé que el próximo extracto que cuelgue te lo dedicaré, así que buscaré algún pedazo de verso interesante, cuanto menos.

    De todo corazón gracias a millones

  6. pipermenta permalink
    05/10/2010 22:20

    ¿Como decirte que acabo de descubrirte? Un Eduard apasionado y apasionante. Que me hace querer-aunque sea clandestinamente-más de este extracto que promete una novela repletita de matices y géneros muy diversos. Llena de sucesos y personajes fascinantes.
    Te lo digo en serio. Este extracto en concreto te afianza como el verdadero escritor que hay en ti.
    Si algún día me pediste que no dejara de escribir única manera de que las musas se instalaran en mis neuronas, hoy, mi envidiado Eduard yo te pido lo mismo.
    Espero de corazón que no has acabado tu obra no la retoques más, por dios, que se encarguen otro de ese trabajo duro y pesado. Tú dedícate a plasmar en un papel todas esas inmejorables ideas que te rondan por la cabeza.
    Mis felicitaciones y mi apoyo incondicional. Me has dejado embrujada.

  7. 05/10/2010 16:19

    Tienes mucha razón cuando dices que el amor al Arte tiene mucho que ver con el amor físico, ambos requieren todos los sentidos para disfrutarlos en su plenitud. Tu paseo por Florencia es muy romántico. Un romanticismo bien entendido a la manera de Verlaine, Rimbaud, Beaudelaire que escribían sus maravillosas poesías entre borrachera y borrachera.
    Cada día encuentro tu estilo más pulido.
    Un abrazo,

  8. 05/10/2010 14:05

    Moltes gràcies, bonica resposta!🙂

  9. 05/10/2010 12:28

    Añorada Angélica, sus visitas son como chutes de ánimo para este loco adicto a las letras, sus comentarios tan valiosos como el mejor verso.
    Me ha complacido verla con su nuevo look de baronesa Angélica von Morales, cierto es que le sienta que ni pintado.
    Pues con lo dicho, no se haga usted tan cara de ver, que la fortuna la acompañe en sus nuevos proyectos y hasta pronto.

    Siempre a sus pies
    Benno von Archiboldi

  10. 05/10/2010 12:05

    Amor, arte, sueños… Me alegra saber de usted. Visitarlo es como regresar a la Itaca de mis pensamientos .
    Muchas gracias por sus palabras. Veo que sigue escribiendo. Eso me complace.

    Saludos de ayer.

  11. 05/10/2010 9:53

    Blopas, el arte y la vida, ciudades del sur. Donde hay un norte hay un sur, el sur acostumbra a ser el mismo aquí y allá, en el sur encontramos la gente que más adversidades debe superar, suya es la vida porque suya es la esencia de la vida, por la que deben trabajar como burros para sobrevivir, y si para postre son artistas, o pretenden serlo, escritores, actores, etc, el premio es supremo como supremo es el sacrificio que hacen para sacar adelante su arte.

    Florencia es de las ciudades más bellas que conocí, pero hay muchas más con encantos propios e historias menos conocidas y promocionadas (Europa del Este)

    Nosotros, los que vivimos a la sombra con nuestro sacrificio y oficio de escritor o artesano bajo un puente, somos gente dura y sensible, luchamos por un sueño, un sueño que otros sólo tienen que pedir a papá que haga unas llamadas. Nosotros perseguimos una ilusión, otros la compran, nosotros, estemos donde estemos, somos el sur en este caso.

    Llevo un par de meses leyendo a Bolaño, Roberto (Chileno), me he encontrado con gente que lo rechaza antes de leerlo, sobre todo latinos. A mi su literatura me ha atrapado, pero, donde voy, más me ha atrapado su biografía, la cual es de carne y hueso, murió hace pocos años en Barcelona a los 50.

    En una de sus entrevistas le preguntaron por sus vínculos con la literatura catalana, Ninguno, no le interesaba la fama, sólo quería vivir de la literatura, su patria sus hijos, trabajó de vigilante, vendimiador, jardinero, vendedor, etc. Hoy le llegan reconocimientos de todos lados, todos le conocieron, todos le admiraron, todos los mentirosos del mundo literario lo leyeron.

    Lo cierto es que, según mi humilde criterio, fue un héroe en Europa y un anti-héroe en Sudamérica. Él, como nosotros, trabajaba para mantener el piso, llenar el frigorífico, pagar las facturas del colegio de los hijos, y en sus horas libres, escribía.

    Abraçada i fins aviat amic meu

  12. 05/10/2010 8:28

    Micros. DUDO yo que no tengas alma de artista para apreciar Florencia como se merece. Seguro que hiciste 1000000 fotos más o menos.

    Ernesto, totalmente de acuerdo. Mirar las cosas desde un prisma no turístico, vivirlas con normalidad, sentirlas con la presencia de los que anduvieron antes por ahí con espada y pinceles, y borrachuzco de anises, tiene su punto.

    En el arte, como en la escritura, hacen falta dos artistas, el creador y el admirador. Dos cómplices en un mismo plano.

  13. 05/10/2010 4:23

    Y muchos miramos Florencia con ojos de Wikipedia… Pero comprendo a la perfección lo que es buscar un nombre en un directorio y salir a la calle apurado tras una ilusión o un recuerdo. Aquí las ciudades son más modernas e insulsas (oh Dios, cuánto lo lamento). Por suerte, nunca fui yo quien vomitara el vino sino aquella multitud de García Lorca, de la que yo en ocasiones también formo parte. Vivimos bien al sur, donde el arte y la vida suelen no ir más allá de una instalación de cuarta.
    Dios, qué bella parece Florencia.

    Saludos y gracias por este post.

  14. 04/10/2010 22:43

    El mejor arte surge, sin duda, de las emociones pasionales, la ensoñación, el empaparse de la vida cotidiana, de la embriaguez…

    Me ha gustado redescubrir Florencia bajo la mirada y la experiencia de un artista.

    Abrazos.

  15. 04/10/2010 11:31

    El amor y el arte a veces se dan la mano aunque para hacerlo deba uno vagar sin rumbo pisando hojas y vomitando vino.
    Me ha gustado esta confesión. Mis recuerdos de Florencia no son ni de lejos tan interesantes, el motivo es que tu la miras con ojos de artista y yo de turista.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: