Skip to content

► Extracto de la Sobredosis

12/10/2010

◶ ◰ Fumadores de Opio/Internet ◱ ◷

¿Y tu qué, abuelo? ¿Eres escritor?

Quiso saber Antonio en simbiosis con Andrea, quien, plegada a sus afiladas rodillas, esperaba la respuesta como si hubiera sido ella quien formulase la pregunta.

De repente y sin saber bien por qué, les ofrecí mi mano. Un gesto cortés de amistad y respeto. Desde un dictamen médico, la más aséptica de las muestras de afecto, pues el abrazo y los besos incrementan el contagio e infectan mucho más.

Me llamo Máximo Stone. Tu eres Antonio, ¿Y tu?

Andrea.

Aquel saludo acreditó la civilización de la especie, consolidando mi relación con aquellos seres. Una sonrisa con honestas posibilidades recorrió las tres bocas.

Contesta hombre, ¿Eres escritor o no?

¿Escritor? – Sentí mi cuerpo etéreo estallar en el vacío mientras mis moléculas se desintegraban bajo la majestuosidad astronómica del sol. Segundos antes del desvanecimiento razoné, por defecto legítimo, sobre la situación. A todas luces, una inútil pérdida de tiempo.

No. No creo. – Tampoco reconocí mi voz – Únicamente aspiro a ser un buen tipo. Mmm… Creo que voy a…

Creo recordar que dije, al menos pensé que lo creí, o creí que lo pensaba.

Probablemente fuera ese mi deseo ante la oleada de placer prohibido que mandaba la diacetilmorfina, – Denominación científica de la heroína – cuyo efecto se extendía con rapidez, como un ejército de células homicidas, avanzando en busca del corazón, a la caza de un latido que detener bajo el poder absoluto de su arma más poderosa, la sobredosis. – Creo que voy a regresar a la suite del hotel.

Estás muy pálido abuelo, ¿Estás bien? – Ilustre interés por parte del chaval.

¿Quiere que llamemos a una enfermera, Máximo?

Mi nombre pronunciado por Lucifer, aunque preso de la ira de Zeus, amenazado por los belfos de Pegaso, aprisionado por los gelatinosos tentáculos de Medusa al tiempo que el Nirvana se convierte en una banda de grunge y mis pesadillas versan sobre el suicidio, besado lascivamente por la celosa Atena. Mientras Anticlea paría nuestro primer hijo, Ulises. Zappa fue testigo. Que necia distracción, olvidar cómo era respirar.

Debí haber partido pero ocurrió algo inexplicable.

Tal vez entreviera la luz, esa que dicen te deslumbra al final del camino, no obstante, puede que mi inesperada fascinación por Andrea me mantuviera en lucha hasta que la dosis de naltrexona o naloxona elevara mi alma al Tribunal Constitucional, con referido truco barato de picapleitos, mi extrema sensibilidad de adicto transmutó, en un espumoso delirio, hacia el más brutal síndrome de abstinencia.

Junto a mi cuerpo tendido había un par de hombres, ambos vestidos de blanco y un corro de curiosos contemplando la reanimación, además de un grupo de lo que parecían transeúntes de paso, pero que en realidad era una banda bien organizada de carteristas rumanos.

Puede que tal trastorno no fuera más que un aviso del nivel de purgatorio que me esperaba al otro lado de la capilla, culpable por escéptico y ateo.

INTERNET

15 comentarios leave one →
  1. 20/10/2010 11:47

    Tu que me miras con buenos ojos y me recuerdas el milagro de vivir con tu frescura y juventud.

    Un Mordisco

  2. 20/10/2010 11:33

    Abuelo eres el escritor más modesto del mundo.
    El infierno es perfecto, la bajada necesaria para no olvidar el milagro de estrar respirando.

  3. 19/10/2010 21:38

    Así es, my darling.

    Yo también.

  4. 19/10/2010 20:08

    Evidentemente querida Milla, si la gente supiera que con el tiempo uno se queda sin dientes, amigos, ni oficio ni beneficio, si supieran que esos momentos de climax les llevaba al infierno de las cárceles y demás suplicios, si tuvieran claro este factor, no caerían como moscas, no morirían sin más.

    La solución reside en la educación.

    Echaré de menos tu blog.

  5. 19/10/2010 19:50

    Sabía que se me había ido la mano en la oscuridad del comentario. Sorry.

    Lo que quise decir cuando dije otra cosa fue que es el mismo Satanás quien presenta películas literalmente alucinantes a quienes caen en las garras de las drogas, haciéndoles hace creer que están en el Heaven. Y que esa es la razón de que sean adictivas. Si los susodichos supieran que están en brazos del Malo, la mayor parte se iría de allí por voluntad propia, desde el comienzo, o ni siquiera se acercaría por esos lares.

    Por supuesto, al hablar de Satanás y del Heaven, hablo figurativamente.

  6. 19/10/2010 10:12

    Anne, supongo que de algún modo todos hemos bajado al infierno alguna en alguna ocasión, a proporción de nuestros pecados y nuestros límites a la hora de cometerlos.
    El abuelo como el vino, con solera y sabor sabio

    M Alcanzar el el Heaven con el dedo gordo del pie. A veces tienes unas salidas insuperables.
    Debo entender que estás preparando la versión cinematográfica???

    Salut Perico

    Te suscribo Chrieseli, yo también voy escribiendo como puedo. Viajamos en una misma simbiosis.

    Una abraçada

  7. 18/10/2010 20:23

    “Junto a mi cuerpo tendido había un par de hombres, ambos vestidos de blanco y un corro de curiosos contemplando la reanimación, además de un grupo de lo que parecían transeúntes de paso, pero que en realidad era una banda bien organizada de carteristas rumanos” Del universo Eduardiano de frases para el bronce, es en esta entrada donde destaco la precedente.
    Un gran abrazo y como dice Perico, te voy leyendo como puedo.

  8. Perico permalink
    18/10/2010 7:41

    Te voy leyendo como puedo.
    Un abrazo.

  9. 18/10/2010 5:11

    Ojalá fuera al Infierno y ojalá fuera una bajada, dijo Ella, introduciendo, como de costumbre– la nota discordante. Si así fuera, no sería adictiva esta sustancia de nombres camaleónicos. Me temo que se trata más bien de la apariencia de alcanzar el el Heaven con el dedo gordo del pie… Que tal producción cinematográfica de la imaginación, con efectos especiales incluidos, sea obra de Mr. Cypher en persona, ya es otro cuento y no tiene la menor importancia para los implicados, la mayoría de los cuales (con la excepción del sabio abuelo, claro está), jamás llegan a enterarse.

    Está impecable. Perfecta. No la toques más.

  10. 14/10/2010 17:57

    …una bajada a los infiernos alumbrada por una luz femenina llamada Andrea. El abuelo es incorregible!
    Un abrazo,

  11. 14/10/2010 16:18

    Eres muy amable Claudia, y muy generosa con las comparaciones, aunque, quién sabe, los estilos son como las modas, vienen, viven, parten y mueren, en un ciclo indefinido.
    Gracias por pasarte
    Abraçada

  12. 14/10/2010 4:37

    Son verdaderos extractos Eduard, a penas alcanzo a vislumbrar algo, a tratar de identificar el sabor cuando ya me sacás el pan de la boca…pero se agradecen amigo! Coincido con Blopas, hay partes en la descripción que me traen reminiscencias de Dante. Un abrazo fuerte!

  13. 13/10/2010 22:16

    Gracias Micro por la paciencia. Textos a veces inconexos o inconclusos, retazos de una única historia fragmentada en extractos.
    Eres una santa por aguantar eso.
    Un sol por no olvidarte de mi.

    Kiss&abraçada

    Similar digo Blopas, siento la falta de producción de cuentos, pero es la forma de no abandonar el proyecto y ponerlo en cuestión constantemente ante las críticas u opiniones, que aunque siempre se inclinen a ser benévolas, si no lo son lo suficiente, los comentarios son menos inspirados.
    Y es que me cuesta, porque no quiero errar, quiero que, al final, la historia interese por su contenido histórico, por su denuncia y por la posibilidad de contrastar la ficción con la verdad, a parte narrativa y sintaxis. Con lo cual voy un poco atrasado.

    Un abrazo agradecido

  14. 13/10/2010 21:41

    Qué cantidad de historias (y de qué calibre) debe tener Stone metidas en su cabeza… Es una especie de Dante que conoce a Abraxas y también el odio de Dios. Ojalá pueda hacerlas salir todas, y por eso me alegro de que exista Andrea.
    Ya somos varios los que esperamos la próxima.
    Felicitaciones por esta hercúlea tarea de escritura, corrección, edición y ensamblaje en la que estás embarcado.

  15. 13/10/2010 14:33

    Me imagina que es un fragmento-trailer-aperitivo de la novela que estás escribiendo. El texto invita a querer leer más. Una bajada sin prisas al infierno.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: